China alerta de “infiltración” de terrorismo internacional en Asia-Pacífico

Por EFE miércoles 11 de enero, 2017

EL NUEVO DIARIO, Pekín, 11 ene (EFE).- El Gobierno chino ha alertado hoy de la creciente amenaza terrorista en la región Asia-Pacífico por la "infiltración" de grupos internacionales, la difusión de las ideologías extremistas y violentas, y el auge del ciberterrorismo.

En un Libro Blanco llamado "Políticas de China sobre Cooperación de Seguridad en Asia-Pacífico", el Consejo de Estado (Ejecutivo) del gigante asiático propone la creación de un marco de colaboración en materia de seguridad, para combatir las amenazas que afronta la región y anuncia que continuará con su desarrollo militar en ella.

El documento identifica amplios riesgos para la seguridad de la zona que van desde los conflictos por la soberanía marítima hasta los desastres naturales, pasando por el terrorismo, las tensiones en la península de Corea o la guerra de Afganistán.

Asia-Pacífico, recuerda el Libro Blanco chino, genera cerca del 60 % de la riqueza mundial y tiene una importancia "estratégica" para el mundo.

"La región se enfrenta a severos desafíos a la seguridad y la estabilidad planteados por las ideologías extremistas y violentas que se difunden a un ritmo cada vez mayor", apunta el texto.

La clave para establecer la estabilidad regional a largo plazo, según el Consejo de Estado chino, es establecer un marco de seguridad que cubra las necesidades de todos sus miembros.

Así, el Gabinete chino apuesta por "intensificar los intercambios y la cooperación militares para ofrecer más garantías a la paz y la seguridad".

Una seguridad común, anota el Ejecutivo, significa que se respeten las preocupaciones de todos los países y, en este sentido, condena tanto los ensayos nucleares de Corea del Norte como el despliegue del escudo antimisiles THAAD de Estados Unidos en Corea del Sur.

El Libro Blanco aboga por "rechazar la mentalidad de la Guerra Fría" y por que los países de Asia-Pacífico establezcan "asociaciones" más que "alianzas", de modo que las naciones más pequeñas no tengan que "tomar partido" por una de las potencias regionales.

Pekín reitera en el documento sus reivindicaciones sobre la soberanía de gran parte de los mares de China Meridional y Oriental, que también reclaman algunos de sus países vecinos, aunque asegura que su intención es negociar resoluciones pacíficas a esas disputas.

En todo caso, el Gobierno chino advierte de que planea continuar con su desarrollo militar para "dar la respuesta necesaria a las acciones provocativas que infrinjan la soberanía territorial de China y sus derechos e intereses marítimos y que socaven la paz y la estabilidad en el mar de China Meridional". EFE