César Namnum

Por Ramón Saba

Nació el 11 de diciembre de 1951 en San Juan de la Maguana. Su apellido materno es Guerrero.

Narrador, cronista, locutor y músico. Se licenció en Sociología por la Universidad Autónoma de Santo Domingo. Fue director de la emisora radial Quisqueya FM y de los grupos musicales Maniel y Lodo. Fue el creador de Compasillo.com, la primera emisora dominicana por internet y productor del Programa Compasillo. Ha dictado muchísimas conferencias, tanto en el país como en el extranjero: Congreso Proyecto Sur Internacional en Montevideo, Uruguay; en el Centro León sobre “La radio y su impacto cultural” y “18 años de Espacio Universal”, entre otras. Fue director del MCU Canta, del Movimiento Cultural Universitario, que era uno de los grupos de la Universidad Autónoma de Santo Domingo; pionero en la radio en internet, dirigió por más de 20 años a la emisora cultural más premiada y reconocida del sector gubernamental:  Quisqueya FM. Forma parte del Proyecto Cultural Sur-Santo Domingo, en el que comparte espacio con otras luminarias del sector literario como Ike Méndez, Fania Herrera, Rafael Pineda, Bismar Galán y Valentín Amaro, entre muchos.

En el haber bibliográfico de César Namnum encontramos las obras tituladas Cuentos de entrada, Otros cuentos, Banco de otoño, Ciudad mojada, Macaco y Narraciones recientes, todos del género cuento y la monografía Santo Domingo desde otro ángulo. Sus producciones literarias han sido presentadas formalmente en República Dominicana y otros países, tales como España, Inglaterra y Francia.

Ha sido merecedor de múltiples reconocimientos y premios, tales como haber sido el radiodifusor cultural del año 2016 (Quisqueya FM), otorgado por el Centro Cultural de las Telecomunicaciones del Instituto Dominicano de las Telecomunicaciones; mención a Compasillo en 2019, por la UNESCO y el Ministerio de Cultura con motivo del Día Internacional del Jazz; en 2015, reconocimiento otorgado por  Corporación Estatal de Radio y Televisión -CERTV a  Compasillo, por su aporte a la comunidad y a la música ; ese mismo año a la Estación Quisqueya FM por sus aportes al jazz en el país e internacionalmente, otorgado por Fiesta Sunset  Jazz; premio Casandra 2008 al Grupo Maniel, catalogada como la principal banda de son; en 2018, al Grupo Maniel por su trayectoria de 30 años en la música, por La Federación Dominicana de Arte y Cultura; en 2018, por su participación en el VIII Congreso y Festival del Proyecto Cultural Sur realizado en Uruguay.

El desaparecido escritor René Rodríguez Soriano, luego de leer Macaco, estimó que César Namnum hizo una buena selección; equilibradas atmósferas y muy bien manejados los niveles tempo-espaciales y personajes bien perfilados.

El ensayista y poeta Juan Martinez Luke estima que César Namnum es un escritor espontáneo, duro, real, utilizando un vocabulario que corresponde al verdadero sentido que imprime a sus cuentos de narrativa. Juega con los sentimientos de nuestra época, sin esconder los problemas del tiempo actual, reflejando en cada cuento aspectos humanos y sociales que nos envuelve de un pragmatismo ilustrado cuando intentamos encontrar el verdadero sentido filosófico de sus historias.

El escritor Daniel Tejada opina que lo cotidiano, más que como un elemento cercano al trajín diario de los personajes, constituye en los cuentos de César Namnum, una mirada que busca en la impronta de la vida misma, descubriéndonos la dinámica vital de los personajes y acercando lo cotidiano, a la génesis del instante, a lo primario y fantasmal, a veces, de la sociedad de hoy; en donde los parámetros de la realidad están determinados por la supremacía de lo urgente.

Finalmente, el periodista y analista literario José Rafael Sosa, considera que César Namnum ha hecho un ejercicio solitario de su escritura. No pertenece a grupos ni penas literarias, su enfoque público está en la música sonera, en su rol de difusor de la música de calidad (una pena que no forme parte ya de la plantilla de radio CERTV, con el inolvidable programa Compasillo), pero diversas circunstancias lo han hecho centrarse en sí mismo, lo que para un escritor tiene sabor a rondas del paraíso. En su narrativa hay un disfrutable sabor de realidades conocidas y que son cruzadas por dimensiones ficticias apoyadas en su poder de observación, en sus detalles y giros argumentales, en la limpieza de sus textos y su dominio de las herramientas expresivas. Es un autor con conciencia de oficio que dedica a la creación tiempo y constancia, desde la concepción de sus mini-aventuras de personajes y acontecimientos, para entregar un menú atractivo de propuestas de imaginación.

Recuerdo una anécdota muy simpática e impresionante vivida con este querido amigo: Una noche fui a ver un show suyo en un centro de diversión nocturna; cuando entré él estaba dirigiendo su banda musical Maniel; me vio, dejó los músicos tocando y no sólo fue a saludarme, sino que se sentó un rato conmigo a hablar de literatura… luego, por supuesto, volvió a dirigir su grupo para el disfrute de todos los presentes.

Concluyo esta entrega de TRAYECTORIAS LITERARIAS DOMINICANAS con un fragmento de uno de los cuentos de su obra Narraciones Recientes:

Al tercer día

“… Golpe, epidermis macerada, líquido rojo escapando alegremente de su larga prisión corpórea y demás menudencias propias de la indeseada, no programada, visita a la tierra donde todos iremos a parar, hacen que nuestro poco asustadizo héroe se vea obligado a enumerar, en recuento necesariamente propicio, “sus partes”. Nadie ha de sorprenderse de que a los tres días resucite de su muerte, y retome ruta en su “caballo invencible”.

Por Ramón Saba

Comenta