Certidumbre

Por Laura Jiménez

Ante la crisis de salud que vivimos a causa del COVID-19, han surgido nuevos consumidores que demandan más de lo que ofrecen las marcas en la cotidianidad.

Esta situación debe ser comprendida por las organizaciones quienes están llamadas a garantizar certidumbre, tanto a los clientes como a los colaboradores.

Este nuevo consumidor que espera marcas humanizadas, orientadas a ofrecer consejos más que vender sus productos y servicios, ahora tiene más tiempo para socializar las informaciones.

Lo ideal es comunicar preocupación a los públicos, principalmente sobre el cuidado de su salud, el valor de la familia, conciencia sobre el ahorro, el cuidado al medio ambiente y gestión del estrés.

Para esto se recomienda la realización de una campaña como parte de la responsabilidad social corporativa de las empresas entendiendo que mantener una comunicación constante con los consumidores mejora la tensión generada por la crisis actual que vive el mundo.

Es importante compartir información alentadora como las investigaciones que actualmente se realizan sobre la posible vacuna contra este virus o la salida a esta situación. Estos datos pueden ser transmitidos no solo a los consumidores, también a lo interno de las empresas.

Desde el inicio de la crisis algunas organizaciones reaccionaron rápidamente y pusieron en marcha campañas internas y externas sobre el COVID-19, supliendo las necesidades de comunicación de sus públicos.

Las marcas que no reaccionaron durante la pandemia han demostrado que callar muestra despreocupación por el consumidor quien demanda un trato más cercano por los cambios drásticos, experimentados en su vida, mostrando mayor interés por el contenido que generan las marcas que por los productos y servicios.

Es momento de replantear nuestra organización, ser más humanos, escuchar a nuestros consumidores y colaboradores para adaptarnos de manera exitosa a la nueva normalidad.

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar