Centro de Simulación Médica por la Salud: Herramienta de UNIBE para los estudiantes

Por Carlos Luis Baron viernes 3 de febrero, 2017

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- El Centro de Simulación Médica por la Salud es uno de los programas que ha implementado la Escuela de Medicina de la Universidad Iberoamericana, UNIBE, como modelo educativo para la atención a pacientes estandarizados.

En mayo del año 2009, las autoridades de la Escuela de Medicina de la UNIBE tuvieron la visión de ir más allá de impartir teorías respecto a una carrera que tiene que ver con la salud.

Fue en esa fecha en la que decidieron poner en marcha su ‘Programa de Simulación Médica’, el cual sirve de apoyo a la referida escuela para el desarrollo e implementación de un currículo integrado.

Es la primera entidad en el país en implementar este mecanismo de aprendizaje.

Para hacer aún más efectiva la puesta en marcha de la referida novedad fue necesario complementar el modelo de aprendizaje con el “Programa de Pacientes Estandarizados”.

Esto convierte a dicha academia en la única institución universitaria del país que cuenta con este programa de educación médica.

La simulación médica es una técnica de aprendizaje didáctica, a través de la cual los estudiantes pueden obtener las destrezas y los conocimientos necesarios que les permitan optimizar la atención a los pacientes en la vida real.

Es un método de enseñanza en auge mediante el uso de la tecnología, maniquíes y pacientes estandarizados.

Existen varios y variados tipos de simuladores disponibles para la educación médica, entre ellos están los siguientes:

Pacientes estandarizados:

Modelos anatómicos (simuladores para destrezas por partes)

-Simulaciones híbridas (uso de simuladores anatómicos conjuntamente con el paciente estandarizado)

-Simulaciones de baja y alta fidelidad (que imitan ciertas condiciones médicas, mediante la producción de signos y síntomas, incluyendo alteración de sus signos vitales).

Simulación virtual

Sobre el Programa de “Paciente Estandarizado” es importante saber que consiste en la utilización de actores, quienes mediante un guion clínico preestablecido, proyectan el papel de un paciente, sus familiares u otras personas.

De esta forma permiten que los estudiantes practiquen las habilidades de examen físico, tengan una adecuada comunicación médico-paciente, sepan actuar ante exposiciones a situaciones emocionales difíciles en un entorno seguro y puedan desarrollar otras destrezas y procedimientos.

Beneficios generales de la simulación:

– Garantiza la seguridad del paciente

– Fomenta la ética en salud

– Permite la estandarización de la enseñanza

– Familiariza los estudiantes con métodos de autoevaluación y autoaprendizaje

– Uso de retroalimentación (debriefing) y corrección de errores como un medio de aprendizaje

– Desarrollo de competencias clínicas

Fomenta el trabajo en equipo y liderazgo

– Ganar experiencia práctica en escenarios clínicos

– Obtener retroalimentación instantánea como medio de optimizar el aprendizaje

Importancia de la Simulación Clínica

El Centro de Educación Médica, Destrezas Clínicas y Simulación de UNIBE proporciona al estudiante de medicina y al personal relacionado del área de la salud, la oportunidad de aprender y practicar ciertas destrezas bajo un ambiente similar a la realidad, controlado y seguro.

Los beneficiados

Las autoridades de la Escuela de Medicina de UNIBE cuentan que las personas favorecidas con este tipo de programas son estudiantes de la carrera de esa universidad, ya que cuentan con la integración en su currículo de la simulación clínica como herramienta innovadora de enseñanza, tanto en etapas tempranas de la carrera (fisiología y semiología), como en los diferentes bloques clínicos (quirúrgico, pediátrico, ginecológico y medicina interna).

Otros son personal de salud que participan en los programas académicos de educación continua.

También, estudiantes de Medicina, Enfermería, Psicología y Odontología de cualquier institución

Igualmente, profesionales de la salud como médicos residentes, generales y especialistas, psicólogos, odontólogos, enfermeras y paramédicos, así como educadores de ciencias clínicas, y brigadistas.

Por Leidy Pérez

leidynuevodiario@gmail.com