Catorce heridos al derrumbarse techo en iglesia cristiana de NJ

Por lunes 6 de abril, 2015

NUEVA YORK.- Catorce feligreses de la congregación pentecostal Manantial de Vida, quienes celebraban el domingo de pascua, resultaron heridos al derrumbarse el techo del templo, propiedad de la iglesia Metodista Unida, situada en la avenida West Grand en el poblado Rahway de New Jersey, ayer domingo.

El colapso del techo, se produjo mientras los cristianos, cantaban alabanzas y según las autoridades locales, se vino abajo antes de las 2:00 de la tarde.

Una docena de parroquianos quedaron atrapados entre los escombros y fueron rescatados por unidades de los bomberos y la policía, que respondieron llamadas al 911.

Los catorce heridos fueron ingresados en el Hospital Universitario Robert Wood Johnson.

Doce están estables, y dos heridos están en estado crítico, aunque el tipo de, lesiones no fueron especificadas de inmediato por los investigadores.

Donna Mancuso, portavoz del hospital confirmó la información la gravedad de las lesiones en las dos víctimas graves, pero no abundó en detalles.

Fuera de la iglesia, docenas de feligreses de la congregación, se reunieron para dar gracias a Dios porque el derrumbe del techo no produjo peores daños.

El Departamento de Bomberos de Elizabeth (New Jersey), estaba evaluando el nivel de los daños en la estructura, aparentemente con cientos de años de construida.

La iglesia Manantial de Vida, es dirigida por los pastores César y Ruth Cáceres, ambos esposos.

Testigos dijeron que en el momento de los cánticos, escucharon un fuerte crujido desde el techo de la iglesia y después comenzaron a caer escombros.

Comenzaron a correr y a gritar, temiendo lo peor.

El pastor Cáceres, quien oficiaba la ceremonia, explicó que “después de 15 minutos de haber comenzado el oficio, el techo que tiene como un piso de altura más o menos, se vino todo abajo”.

Añadió que “ya ustedes se pueden imaginar esta situación, los hermanos abajo, orándole a Dios y leyendo las escrituras”.

La dominicana Ashley Soto, era de una de las feligreses que estaba dentro del templo y describió la forma en la que el techo se derrumbó.

La mayoría de la feligresía, cubiertos de polvo, se reunieron frente a la iglesia para comentar la situación.

Por Miguel Cruz Tejada

Anuncios