Catedrático dice economía dominicana no puede absorber inmigración haitiana

Por El Nuevo Diario miércoles 13 de diciembre, 2017

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO. – El país no está en capacidad de absorber la inmigración haitiana, sostuvo el economista y catedrático universitario Osvaldo Montalvo, quien plantea que la economía del país no genera la cantidad de empleos suficientes para asimilar una inmigración tan  desbordante como la de los nacionales haitianos.

Entrevistado en el programa Propuesta de la Noche, que conducen y producen por Digital 15 los periodistas Manuel Jiménez y Ángel Barriuso, el economista argumentó que la República Dominicana está obligada a aplicar una política migratoria que frene la inmigración ilegal y que permita la deportación.

“La República Dominicana, por sus características, no está en capacidad de absorber esa masa tan inmensa de ilegales haitianos, porque la economía dominicana no crea las plazas de trabajo para eso”, señaló.

Explicó que, en cambio, “el excedente que no puede absorber la economía se convierte en indigencia”, pero que las autoridades dominicanas tienen “grandes presiones internacionales” que le impiden ejecutar procesos de deportación, como lo tienen establecidos todos los países del mundo en contra de los inmigrantes ilegales.

Sostiene que dichos organismos internacionales, a los que no citó, inmediatamente la República Dominicana encamina procesos de deportación como están establecidos en el entramado legal, argumentan que se están violentando los derechos humanos, como si el hecho de deportar indocumentado fuera un acto ilegal o de quiebra de los derechos humanos.

Dijo que los planes de los organismos internacionales son de invalidar la sentencia del Tribunal Constitucional, la 168-13, mediante la cual se estableció el Plan Nacional de Regularización de Extranjeros, mecanismo por el cual fueron regularizados 250,241 extranjeros, de 288,467 inscritos.

Señaló que como los organismos internacionales no pudieron imponer el jus solis en la legislación dominicana, ahora tratan de invalidar la sentencia 168-13 y lograr una amnistía, con el objetivo de crear las condiciones para que los nacionales regularizados, sobre todo los haitianos, puedan lograr otros espacios en la sociedad dominicana.

“Esa regularización inmediatamente crea las posibilidad para que esa persona se nacionalice”, dijo.

Explicó que en un tiempo el Estado dominicano no podrá iniciar acción alguna para deportar ilegales haitianos y, muy por el contrario, los haitianos nacionalizados querrán escalar posiciones sociales, políticas y administrativas y “eso es peligroso”.

El Plan Nacional de Regularización de Extranjeros fue un régimen especial creado por las autoridades del país para dotar de documentos de identidad y permisos de permanencia a nacionales extranjeros que residían de forma irregular en República Dominicana.

Explicó que cada Estado tiene la responsabilidad de establecer sus controles migratorios, y puso como ejemplo a los Estados Unidos, donde para entrar hay que contar con algún tipo de visa emitida por las autoridades de aquella nación, sea de turista, de residencia, de estudiante o de negocios.

Explicó que cuando se carece del correspondiente visado, la persona es pasible de que le apliquen el procedimiento de deportación, sin que ello conlleve ningún tipo de reclamo por parte del deportado, dado que para lograr la entrada a dicho territorio no agotó los trámites legales establecidos para justificar su permanencia.

Señaló que en el caso de República Dominicana muchos extranjeros han logrado entrar de manera ilegal, “han violado la Ley de Migración”, pero las autoridades no aplican los procesos de deportación debido a las presiones que ejercen los organismos internacionales.

“Usted no mete a todo el mundo a su casa, al que usted va a meter a su casa, usted observa que no esté enfermo, que no sea peligro, que tenga costumbres”, sostuvo. Insistió en que en el país  no hay política migratoria y que se trata como si no existiera.

Estima que en la nación hay alrededor de 1.5 millones de haitianos, la gran mayoría ilegal, los cuales tienen una partición activa en trabajos intensivos de mano de obra barata y una impacto del 30 por ciento en el presupuesto del sector salud.

Haití no es responsabilidad de RD

El economista y catedrático Osvaldo Montalvo argumentó que en Haití las condiciones de vida son precarias, pero que ello no es responsabilidad de República Dominicana. Se preguntó qué se produce en el país vecino y en qué han invertido todos los recursos que le han llegado del extranjero.

Insistió en que la RD no tiene manera para rescatar a Haití de la condición económica y de miseria institucional en que se encuentra, puesto que la RD tiene problemas que le son propios y que en muchos años no ha sido capaz de resolverlos.

Dijo que el vecino está en miseria total y para rescatarlo se necesita el concurso decidido de la fuerza internacional. Recordó que en Haití no hay registro civil y que su estructura institución es muy débil.

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar