Caso del Constitucional en El Salvador

Por Elías Wessin Chávez lunes 3 de mayo, 2021

En Venezuela o Nicaragua, verbigracia, sus élites progres y socialistas, usan sus mayorías y no dan tregua alguna a la oposición.  Medios progres, o hacen mutis o los elogian. Ahora que @nayibbukele_s utiliza su mayoría democráticamente, entonces es una actitud reaccionaria. ¡Así no!

Esa Corte Suprema de Justicia obstaculiza todas las medidas que toma el gobierno de Bukele.  Él o asume una postura de “sand bag” y permite el boicot a ultranza de sus medidas de gobierno, o se defiende como debe. Tampoco ha actuado antidemocráticamente, ni fuera de la Constitución, el Congreso nombra y destituye a los jueces.

Acaba de arrasar en unas elecciones muy diferentes a las que se celebran en países socialistas.  Si vamos al núcleo del boicot a determinadas medidas de su gobierno.  Nos damos cuenta que más bien se trata de fuñir sus políticas públicas, que no le convienen a la progresía. Lo de la ilegalidad de las decisiones de Bukele, es determinado precisamente y siempre, por una Corte Suprema de Justicia a todas luces socialista.

Si los socialistas y progres pensaran y actuaran por el respeto de la institucionalidad, no tendría inconvenientes en aceptar el argumento de que Bukele actúa mal, sin embargo, la realidad dice lo contrario.  No pueden verse los mecanismos del régimen venezolano de Maduro como respetuosos de las reglas democráticas.  Los cuales fueron concebidos mediante votaciones fraudulentas.

Podríamos decir lo mismo de Trump cuando logró que dos jueces conservadores fueran nombrados en la CSJ de USA.  Usó su mecánica de mayoría, influencia y popularidad, nada anormal ni arbitrario. Lo mismo que hace Bukele.

No olvidemos que cuando la izquierda pierde en el terreno de la democracia, realmente nunca considera que ha perdido, y recurre a la desestabilización y la anarquía.

Por Elías Wessin Chávez

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar