Casi tres semanas acampadas en huelga de hambre contra violencia de género

Por El Nuevo Diario sábado 25 de febrero, 2017

EL NUEVO DIARIO, MADRID.- Desde hace casi tres semanas un grupo de mujeres en huelga de hambre acampa en la Puerta del Sol, centro neurálgico de Madrid, para protestar contra la violencia de género, que en lo que va de año se ha cobrado ya 16 víctimas, y demandar al Gobierno más medidas para combatir el problema.

Ocho mujeres (Gloria, Martina, Patricia, Marian, Susana, Sara, Sonia y Celia) se pusieron en huelga de hambre el 9 de febrero en n esta acción reivindicativa, promovida por la Asociación Ve-la luz, y que se desarrolla bajo el lema "Seguiremos sembrando rebeldía hasta cosechar libertad".

Una de ellas, Celia, tuvo que ser ingresada en un centro hospitalario el viernes porque su salud estaba en riesgo.

Víctimas ellas mismas en su mayoría de la violencia machista, insisten en que no dejarán la protesta hasta que los grupos parlamentarios se comprometan a incluir sus propuestas en el pacto de Estado contra la violencia de género que se debate en el Congreso español desde el pasado 1 de febrero.

Ellas quieren estar presentes en "cualquier negociación de las medidas dirigidas a las mujeres que han sufrido violencia de género", dijo a Efe la presidenta de la Asociación, Paula Vázquez, una de las huelguistas.

Estas mujeres reclaman, entre otras cuestiones, una ley integral contra las violencias machistas, que contemple la figura del feminicidio, así como el reconocimiento de ayudas para las afectadas por violencia de género semejantes a las que reciben en España las víctimas del terrorismo.

Se da la circunstancia de que en lo que va de año ha habido un recrudecimiento de la violencia contra las mujeres, con dieciséis víctimas asesinadas por sus parejas o exparejas, una cifra que convierte el inicio de 2017 en el más sangriento en violencia de género de la última década.

En 2016 murieron en España 44 mujeres víctimas de la violencia machista y desde 2003, que existen estadísticas, 874 han perdido la vida por esta razón.

Vázquez atribuyó el aumento de crímenes machistas en lo que va de 2017 al alto nivel de sobreseimientos y al bajo número de condenas que hubo el año pasado sobre el total de denuncias por violencia de género y pide que los partidos políticos recojan sus propuestas para eliminar lo que llaman "terrorismo machista".

En España se ha desarrollado una importante conciencia social contra la violencia machista fraguada a través de los años, en parte, por la visibilidad que se le da en los medios de comunicación, con una fecha clave: el asesinato en diciembre de 1997 de Ana Orantes, que fue quemada por su marido días después de que denunciara su caso en televisión.

Este suceso contribuyó a la concienciación social y política en torno a una cuestión que hasta esa fecha quedaba ceñida a las páginas de sucesos.

Desde 2004 existe la llamada ley integral contra la violencia de género, aprobada por unanimidad bajo el mandato del socialista José Luis Rodríguez Zapatero y pionera en Europa.

A partir de esa norma, se crearon los juzgados especializados en la violencia doméstica y el llamado Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género, además de disponer de un teléfono para denunciar este tipo de violencia, gratuito y que no deja rastro en la factura.

Sin embargo, en los últimos años ha habido recortes en los recursos destinados a la prevención y a la asistencia social de las víctimas de violencia de género y sus hijos, según denuncian los partidos de la oposición al Gobierno conservador Partido Popular (PP).

Desde que estas ocho mujeres comenzaron la protesta a principios de mes, cientos de personas se congregan todas las tardes en la Puerta del Sol para apoyarlas y distintos grupos de feministas organizan conciertos, actuaciones y monólogos, junto a la caseta donde se encuentran.

Allí, han dibujado en el suelo el símbolo de la paz con zapatos rojos, y acumulan velas, máscaras blancas y carteles con lemas como "Con el maltrato no hay trato" y "Ni una menos".

Además, 8.600 personas han apoyado hasta el momento las propuestas de la Asociación Ve-la luz, a través de la plataforma change.org, y cientos de personas más lo han hecho en papel en la Puerta del Sol.