“Casa de muñecas”

Por Vilma Yolanda Batista
Mantener más o menos la normalidad de nuestras vidas en este nuevo mundo post covid es tanto o más retador que el #quédateencasa.
Conjugar todos los roles de mujer, madre, ama de casa, maestra, ejecutiva, hermana, hija, amiga y demás frentes patrióticos en medio de 4 paredes, es como para escribir una novela de cómo perder la cordura en tan solo siete días y ya vamos para 5 meses.
En mi compulsivo afán de que todo esté a punto he sentido el desgaste natural físico y anímico con el agravante que fuera de la oración solo me queda ser mi propia coach de vida y cheerleader.
Recientemente recibí de mi nena una observación reveladora y es que en medio de una intensa sesión de oficios del hogar  la niña me dijo muy enfática “pero mami tu quieres que todo sea perfecto como en una casa de muñecas.”
Eso me tocó el alma y la razón. Me recordó que somos humanas, de carne y hueso. Diseñadas para lo sencillo y lo sublime sin olvidar nunca que perfecto solo Dios y que cada día trae su bendición y su afán.

Por Vilma Yolanda Batista

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar