Cartes dice que deja un Paraguay “confiable” tras cinco años de mandato

Por EFE domingo 1 de julio, 2018

EL NUEVO DIARIO, ASUNCIÓN.- El presidente paraguayo, Horacio Cartes, quien termina su mandato el 15 de agosto, presentó hoy su último informe a la nación asegurando que deja “un país confiable” y con sostenido crecimiento económico, y sin mencionar su fallido intento de renunciar a la Presidencia para jurar el sábado como senador.

Cartes, del Partido Colorado, leyó el informe en el Congreso, que hoy inauguró nuevo ciclo tras las elecciones del 22 de abril, después de que la víspera prestaran juramento los 45 senadores y los 80 diputados salidos de esos comicios, en los que fue electo.

Su informe fue finalmente una panorámica de sus cinco años al frente del Ejecutivo, destacando la reducción de la pobreza y de la pobreza extrema “al punto más bajo en la historia democrática de Paraguay”.

Reivindicó además el ritmo del crecimiento económico, por encima del 4 % anual, a pesar de las dificultades externas, lo que le permitió situar “el déficit (público) muy por debajo de lo establecido en la ley de responsabilidad fiscal”.

“Somos el país con mayores mejoras en calificación de riesgo, habiendo llegado a un paso del grado de inversión, y hemos logrado acuerdos de gran impacto para beneficio del país y de todos los paraguayos que ahora cuentan con mayor capacidad de consumo”, aseveró.

Agregó que esos factores se enlazan con los esfuerzos de su Administración de demostrar al exterior y a la inversión extranjera que “somos un país confiable”.

“Logramos mayor presencia y más peso en el foro internacional gracias a nuestra estabilidad política, económica y social, a nuestra conducta previsible, a nuestro desarrollo económico sostenido y autónomo”, señaló.

En ese sentido, dijo que el objetivo fue “cambiar la mentalidad del país” de cara a reducir los sobrecostes del “clientelismo político” y potenciar la inversión del dinero público.

Así insistió en la puesta en marcha, durante su etapa, de “programas sociales que llegan a más del doble de familias, casi 200.000 familias” se benefician hoy “en todos los distritos del país”.

Y en logros en sanidad, como la declaración este mes de país libre de malaria.

En el plano internacional, Cartes recordó el fortalecimiento de relaciones con Israel tras el traslado de la embajada paraguaya a Jerusalén, o el acuerdo logrado con Argentina para reducir la deuda de la represa de Yacyretá, compartida por ambos países.

Como autocrítica, Cartes reconoció que su Gobierno no fue capaz de erradicar la actividad de los “criminales del norte”, como se refirió a la guerrilla del Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), que realizó varios secuestros durante su mandato.

Sin embargo, recordó que su Gobierno desmanteló a la Agrupación Campesina Armada (ACA), una escisión del EPP.

“Si bien logramos eliminar la facción que se denominaba ACA, no logramos aún el mismo efecto con los criminales autodenominados EPP”, dijo.

Admitió además que deja una gran tarea por delante al Gobierno del oficialista Mario Abdo Benítez producto del gran “déficit acumulado en más de 30 años de desidia y clientelismo”.

“Necesitamos años de gestión progresivamente mejor e ininterrumpida para poder resolver las urgencias de la gente. Por eso les pido, peleen metro por metro el terreno ganado, no retrocedamos, aprendamos de nuestros errores para seguir mejorando”.

La lectura del informe se da después de que a finales de mayo Cartes presentara su renuncia a la Presidencia para poder jurar como senador este sábado y no caer en la duplicidad de funciones.

Esta semana retiró esa renuncia, después de que el Congreso la bloqueara mediante la falta de quórum provocada por la ausencia de senadores, algunos del sector de su partido que lidera Abdo Benítez.

Esos legisladores sostienen que, en base a la Constitución, un expresidente se convierte en senador vitalicio y no pude ser senador activo, con voto, que es lo que buscaba Cartes con su renuncia.

En su informe, Cartes tampoco aludió el intento de su partido en 2017 de habilitar la reelección presidencial, prohibida por la Constitución, que causó la mayor crisis institucional de su Gobierno.

Las protestas provocaron la quema parcial del edificio del Congreso y la muerte de un joven militante por un disparo de un agente en el asalto a la sede del opositor Partido Liberal.

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar