Carlos Martínez sin un rol definido con los Cardenales para la temporada 2021

Por El Nuevo Diario martes 15 de diciembre, 2020

EL NUEVO DIARIO, SAN LUIS — Por primera vez desde la temporada del 2014-25, el serpentinero de los Cardenales Carlos Martínez abrirá un juego por las Águilas Cibaeñas en la liga invernal de la República Dominicana. San Luis le dio a permiso al veterano para que trabajara algunas entradas en dicho circuito luego de que el quisqueyano lanzara apenas 20 innings en el 2020 al padecer de COVID-19 y un tirón en un músculo oblicuo. En cinco aperturas por San Luis la temporada pasada, Martínez tuvo promedio de carreras limpias de 9.90.

Al derecho le conviene trabajar en el béisbol invernal para empezar a aumentar su carga, ya que de cara al último año garantizado del contrato, el papel de Martínez ya no está garantizado.

“Tiene que llegar y ganarse un puesto”, dijo el presidente de operaciones de béisbol de los Cardenales, John Mozeliak, la semana pasada. “Nuestra rotación puede ser muy competitivo dados todos los brazos distintos que quieren abrir juegos. Ahora mismo, no hay nada garantizado. Esperamos que esté aprovechando este invierno… y que cuando llegue el momento de ir a Jupiter, esté listo para competir”.

Desde la campaña del 2018, cuando comenzó a fungir como abridor y relevista al mismo tiempo, Martínez tiene efectividad de 4.49 en 23 aperturas (120.1 innings) y de 2.70 (66.2 innings) saliendo del bullpen, incluyendo 29 salvamentos. Su éxito como relevista ofrece una opción valiosa para los Cardenales, especialmente si el posible cerrador Jordan Hicks, quien viene de someterse a una cirugía Tommy John y decidió no jugar en el 2020 debido al COVID-19, arranca lento luego de no lanzar en casi dos años.

Si Martínez logra que el equipo lo considere para un puesto en la rotación — y si los Cardenales no lo cambian — su capacidad para abarcar entradas podría representar una opción valiosa para el club, dado el reto que enfrentan los equipos de cara el 2021: Manejar un incremento drástico en la carga de los lanzadores tras una campaña abreviada. Los equipos tratan de evitar ese tipo de incremento de un año a otro por el riesgo de lesiones, pero, aunque la temporada del 2020 sea de 162 juegos o más corta, en algunos casos las entradas de los abridores podrían ser el doble. Y hay otro reto a nivel de Grandes Ligas, donde algunos prospectos podrían ir de no hacer pitcheo alguno en el 2020 a lanzar una temporada completa.

“En cuanto a la planificación se refiere, entre más profundidad de entradas tengas, mejor”, dijo Mozeliak.