Carlos Martínez se colocaría entre la élite de abridores en la Liga Nacional

Por admin jueves 30 de marzo, 2017

EL NUEVO DIARIO, JUPITER, Florida. – Durante varios años el abridor dominicano Carlos Martínez ha sido una estrella en ascenso y ahora está entrando en el grupo de serpentineros élite. Tras firmar un contrato multianual en febrero, el diestro se convertirá este domingo en el lanzador de los Cardenales más joven desde 1989 que abre por el equipo en el Día Inaugural.

¿Podrá ser el comienzo de una temporada digna del Premio Cy Young?

Martínez ocupó el quinto lugar entre los lanzadores de la Liga Nacional con 5.4 de WAR el año pasado. Eso sucedió en una campaña en la que Martínez también estuvo entre los líderes en doble-matanzas por medio de rodadas (primero con 33), victorias (quinto con 16), salidas de calidad (sexto con 20), efectividad (noveno con 3.04) y entradas lanzadas (10mo con 195 1/3).

Al ver los resultados de la madurez de su repertorio y al estar dispuesto a cambiar la velocidad de sus tiros por la eficiencia, el quisqueyano puede seguir mejorando. Si eso ocurre, habrá pocos motivos para no pensar que estaría en la contienda junto a abridores de la talla Max Scherzer, Clayton Kershaw, Madison Bumgarner y Jon Lester por un premio de final de temporada, sea el Cy Young del Viejo Circuito o el Premio al Lanzador del Año Esurance.

Al preguntársele si tenía en la mira dichos reconocimientos, Martínez mostró una enorme sonrisa.

"Me siento preparado, física y mentalmente, más que nunca", respondió Martínez.

Han pasado 12 años desde que los Cardenales tuvieron un ganador del Cy Young (Chris Carpenter). Han visto a uno de sus integrantes llevarse el premio al Jugador Más Valioso (el dominicano Albert Pujols en el 2009), pero no han estado entre los primeros cinco de dicha categoría desde el 2013. El año pasado, el puertorriqueño Yadier Molina fue el único integrante de San Luis que estuvo en la boleta de las votaciones para Jugador Más Valioso y recibió apenas dos votos para el 10mo puesto.

Pero si el desempeño de Molina en marzo es una muestra de lo que podría ofrecer en los siguientes seis meses, es posible que vuelva entrar en el debate.

El boricua, quien ha terminado entre los primeros cuatro en las votaciones para Jugador Más Valioso en el 2012 y 2013, tiene la capacidad de impactar el juego desde ambos lados del terreno, posiblemente más que cualquier otro jugador en las Grandes Ligas. Su defensa lo coloca entre la élite y tendría como objetivo su noveno Guante de Oro — algo que no pudo conseguir el año pasado — y su segunda mitad del 2016 (promedio de .365; 89 imparables) les recordó a algunos que todavía tiene mucho que ofrecer en el plato.

Los 34 años de edad de Molina casi no se notaron cuando el veterano guio a Puerto Rico a la final del Clásico Mundial de Béisbol y los Cardenales no están listos para impedir que esté detrás del plato para más de 130 encuentros.

Para algunos, los Cardenales no lucen como los favoritos para conquistar la Serie Mundial — y por supuesto, el equipo usará eso como motivación. Pero en cuanto a los premios individuales se refieren, todo luciría diferente.