Carecemos de iniciativas políticas de salud y bienestar

Por Edgar Marcano lunes 10 de agosto, 2020

Desde hace varias décadas nos gobiernan unos socialdemócratas, dizque de centro izquierda, otrora autoproclamados marxistas leninistas, pero esos partidos, verdaderas confederaciones de asociaciones de malhechores, una vez en el poder se comportan como si fueran carteles empresariales. Cada vez nuestra dependencia de ultramar es mayor, pues los capitales generados son expatriados ya sea en forma lícita o no y para nada esas riquezas impulsan el desarrollo y solo engrosan las arcas de nuestros indolentes tutumpotes.

Cada cuatrienio nuestros caudillos organizan un desorden y la regencia de turno se alza con el santo y la limosna tras enarbolar extrañas figuras de la economía política. En RD el sistema operando no funciona ni siquiera para la salud y mucho menos para el desarrollo humano ni social. Nuestro espectro político no es nada plural, tiende a la uniformidad y cada tendencia nos dispensa más de lo mismo.

Hoy y siempre con o sin peste covidiana estamos muy mal, atrapados, sin salida y lo que es peor aún sin iniciativas de soluciones a la vista, mientras el virus es indetenible y al ritmo que vamos desapareceremos como nación, es hora de invocar al todopoderoso celestial. Tan primitivos somos que los paisanos no respetan las reglas para mitigar la peste, hasta periodistas y policias son agredidos en las calles por desacatados barriales.

Hoy y siempre cada agencia del gobierno es una cantera de cinismo, ojalá sean cierto el anuncio del empresariado neofeudal que arriba al poder, aplique como lo anuncia con fanfarias, bombos y platillos, las macanas, los látigos, los códigos de escarmiento y que el funionariado saliente vaya a la chirola.

Estancados estamos el el mismo estado de arte desde hace décadas, eso dizque de crecimiento, desarrollo, fortaleza y progreso, al ser exclusivo, es de hecho mera retórica, con enorme deuda social acumulada. Tan depauperado es nuestro pueblo que ni iniciativas de respuestas para mitigar la peste covidiana tenemos.

La inmensa mayoría dominicana hoy agoniza y gotea a las puertas de los hospitales, como si fueran mangos o aguacates, sin derecho a la salud, sin insumos ni instalaciones sanitarias, sin testes para los pobres, sin ni siquiera camas para la peste covidiana. Quienes mandaron la plebe al matadero electoral y les negaban los paros preventivos deben hacer algo, se supone que son sujetos de sanciones por su alto índice de maldad, sin importarles que las víctimas sean paisanos bananeros

 Dejar morir  en serie a esos infelices es un crimen de lesa humanidad en pleno siglo XXI, mismo atentado colectivo es tratarlos sin respeto ni dignidad en las largas filas a las puertas de los centros de servicios médicos.

Lamemtablemente en nuestra RD bananera, primitiva, en el salvajismo y la barbarie no hay espacio ni iniciativas para coordinar políticas de salud y bienestar. Hoy tan indefensos estamos que más de dos millones de cavernícolas  nos invaden a pié y eso a nadie le importa, a pesar de que tenemos más de noventa mil esbirros y gendarmes uniformados. Las circunstancias han desplazado al caos de los comesolos  embriagados y empotrados en el pasado anacrónico del poder despótico, ojalá sean útiles los vientos del cambio.

 

Por Edgar Marcano

Comenta