Canciller salvadoreño llama atención sobre violaciones de derechos migrantes

Por El Nuevo Diario lunes 27 de febrero, 2017

EL NUEVO DIARIO, GINEBRA.- El canciller de El Salvador, Hugo Martínez, dijo hoy que los derechos humanos también se violan cuando los migrantes son víctimas de actos de racismo, intolerancia y violencia, y sostuvo que su país apoyará decididamente un pacto global por los derechos de estas personas.

"Los derechos humanos, dijo una vez el papa Francisco aún antes de su Pontificado, no solo se violan por terrorismo, represión, los asesinatos, sino también por la existencia de condiciones de extrema pobreza y de estructuras económicas injustas que originan las grandes desigualdades", señaló Martínez durante su intervención ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

"Yo añadiría que los derechos humanos se violan también cuando las personas migrantes son víctimas de actos de racismo, intolerancia, de violencia, muchas veces bajo la mirada permisiva o la participación o incitación de agentes del Estado", señaló.

El canciller salvadoreño recalcó que la migración "en nuestra región y en cualquier parte del mundo es un tema de especial sensibilidad, uno que requiere obligatoriamente un tratamiento desde el enfoque de derechos humanos".

Por ello saludó que también se esté hablando de un pacto global por los derechos de las personas migrantes.

"Estaremos apoyando decididamente esta iniciativa", señaló Martínez, quien también destacó la importancia de la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible, dado que considera que los objetivos tienen una vinculación directa con los derechos humanos, "porque buscan hacer frente a la discriminación, la exclusión social y a las desigualdades que persisten en nuestras sociedades".

El discurso de Martínez se produce cuando El Salvador ha asumido la presidencia del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

En este contexto el canciller prometió trabajar de forma "coordinada ante los retos que afrontamos" con los demás países a fin de "dejar una huella importante en este tema", aseguró.

El Salvador quiere contribuir al fortalecimiento del sistema internacional de derechos humanos, trabajar por la construcción de la cultura de respeto, protección y promoción de las libertades, y promover una visión de conjunto que propicie los espacios de diálogo y de cooperación ante escenarios críticos o situaciones de urgencia que requieren la reacción del Consejo, dijo.

También pretende la presidencia salvadoreña cultivar un entorno inclusivo y constructivo donde los países puedan impulsar una agenda integral acorde a sus necesidades.

"Sabemos que la presidencia que ejercemos coincide con una etapa de muchos desafíos en la agenda internacional, pero estamos dispuestos a buscar de manera conjunta todas las alternativas para dar las mejores respuestas posibles", aseguró Martínez.

Desde la experiencia de El Salvador, dijo, "podemos afirmar que sin dudas el respeto a los derechos humanos es una base fundamental para construir sociedades en paz, capaces de impulsar el desarrollo económico y social, pero también para fortalecer el Estado de derecho y las instituciones democráticas".

"En mi país los avances que hemos tenido en esta materia han contribuido a todos estos aspectos y nos ha permitido tener un rol cada vez más activo en los diferentes espacios multilaterales y regionales, a través de los cuales promovemos y respaldamos una agenda integral e inclusiva, especialmente acorde con las necesidades de los países en desarrollo", sostuvo.

Recordó que El Salvador conmemora este año el vigésimo quinto aniversario de la firma de los acuerdos de paz, que, dijo, "siguen constituyendo un ejemplo exitoso" que pueden servir de referente para la resolución de otros conflictos.

"El Salvador ha transitado por un largo camino lleno de retos que han permitido fortalecer nuestro tejido social con una vocación plenamente democrática en cuyo centro se ubica la persona humana como la principal razón de ser del Estado", señaló Martínez.