Canciller brasileño asiste al último relevo de sus tropas en la Minustah

Por EFE viernes 2 de junio, 2017

EL NUEVO DIARIO, Puerto Príncipe, 2 jun (EFE).- El ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Aloysio Nunes Ferreira, participó hoy en la ceremonia de relevo de mando del 25º al 26º y último contingente militar de tropas brasileñas que formará parte de la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití (Minustah).

La presencia del canciller en el evento forma parte de la agenda de su visita oficial de dos días a Haití, que comenzó hoy con una reunión con su homólogo haitiano, Antonio Rodrigue.

Nunes Ferreira también mantuvo un encuentro privado con la representante especial del Secretario General de las Naciones Unidas en Haití, Sandra Honoré, una vez finalizado el acto de relevo del contingente en la base de Tabarre, al norte de Puerto Príncipe.

Durante el evento, el ministro brasileño se dirigió a las tropas y destacó la gran responsabilidad que supone su presencia en Haití y los motivos por los que están prestando su ayuda al país, con el que Brasil mantiene una amplia agenda de cooperación técnica, con especial atención a las áreas de salud y formación profesional.

El ministro de Defensa de Brasil, Raúl Jungmann, despidió ayer a los 250 soldados que componen este último contingente, como parte de los 37.500 militares que el país suramericano ha aportado a la Minustah en los 13 años de misión.

El Consejo de Seguridad de la ONU acordó en abril pasado poner fin a la misión en Haití el 15 de octubre próximo, y retirará a todos los cascos azules para dejar una pequeña presencia policial en ese país, bautizada como Minujusth, que se centrará en apoyar a la policía haitiana, promover el Estado de derecho y vigilar el respeto de los derechos humanos.

Esta nueva misión no tendrá personal militar y será mucho más reducida, compuesta por un máximo de siete unidades de policía constituidas y 295 agentes.

La Minustah fue puesta en marcha en 2004 con el fin de apoyar a Haití después de que un movimiento armado derrocara al entonces presidente, Jean-Bertrand Aristide, y reforzada para ayudar al país a recuperarse tras el terremoto de 2010.

Con su salida de Haití, en el país se ha generado un debate sobre la posibilidad de recuperar la antigua armada, una idea polémica que divide a la sociedad.

Pese a ser considerada la misión de paz con más duración y movilización de tropas, así como la más exitosa, en que ha participado Brasil, la Minustah también ha sido objeto de críticas por su elevado costo para Brasil y por el número de bajas.

Según el Ministerio de Defensa, Brasil invirtió 2.550 millones de reales (780 millones de dólares) en la Minustah, pero la ONU, por el momento, solo ha reembolsado al país 931 millones de reales (290 millones de dólares).

En cuanto a las pérdidas humanas, 25 militares brasileños murieron durante la misión, 18 de ellos en el terremoto de 2010, y dos comandantes fallecieron en el ejercicio de su cargo. EFE

Apple Store Google Play
Continuar