Camisas azules en honor a los presos políticos y contra la junta en Birmania

Por EFE martes 20 de abril, 2021

EL NUEVO DIARIO, BANGKOK.- Miles de birmanos se enfundaron este miércoles camisas azules en honor a los presos políticos en Birmania y para mostrar su rechazo a la junta militar que tomó el poder el 1 de febrero.

Unas 3.300 personas se encuentran detenidas por las fuerzas de seguridad, que ha efectuado una brutal represión contra las manifestaciones en oposición al mando castrense y que al menos se ha cobrado la vida de 738 personas, según datos de la Asociación para la Asistencia de Presos Políticos (AAPP) en Birmania.

“Vistamos todos juntos camisas azules para exigir la liberación incondicional de todos los presos políticos”, indica la activista Thinzar Shunlei Yi en referencia a la prenda del mismo color que reciben los presos en Birmania al entrar en prisión.

La activista además denuncia “arrestos, torturas y desapariciones forzosas” perpetrados “a diario” por los militares.

Entre los detenidos por la junta militar se encuentra la derrocada líder Aung San Suu Kyi, acusada de seis delitos, entre ellos la ley de secretos oficiales, un cargo que podría suponer una pena máxima de hasta 14 años de cárcel.

La campaña sirve también para recordar al periodista U Win Tin, fallecido un día como hoy hace 7 años, quien tras pasar 19 años en la cárcel como preso político de la antigua junta militar (1962-2011) vestía después de recobrar en 2008 su libertad siempre una camisa azul en solidaridad con sus compañeros todavía detenidos.

Muchos birmanos colgaron su fotografía en las redes sociales con la camisa azul y alzaron la palma de la mano con el nombre escrito de un persona detenida a raíz del golpe de Estado.

La brutal represión ejercida contra los disidentes por la junta golpista ha teñido de sangre las calles del país, pero no ha logrado detener el movimiento de oposición al Ejército y que muestra abiertamente su apoyo al nuevo gobierno de unidad nacional, formado por un grupo de parlamentarios electos meses antes del golpe.

La junta militar catalogó de “asociación ilícita” a este gobierno alternativo, informó la noche del martes la televisión pública MRTV, ahora en manos de los uniformados.

Los golpistas además defienden la actuación de las autoridades y sostienen que desde la sublevación hasta mediados de abril han muerto 258 personas, según la cifra publicada anoche por canal.

Los militares justifican el golpe de Estado por un supuesto fraude en las elecciones del pasado noviembre, en las que ganó con una enorme ventaja el partido encabezado por Suu Kyi, como ya hizo en 2015, con el aval de los observadores internacionales.

Apple Store Google Play
Continuar