Cambios en la oferta curricular de la Primada de América (2 de 2)

Por Francisco Rafael Guzmán

Al final de la primera parte de este artículo, publicada antes de ayer lunes 15 de agosto del 2021, hicimos el señalamiento de que en esta segunda parte del mismo se lo dedicaríamos a la Facultad de Ciencias de la Salud, siendo esta facultad tal vez la más prestigiosa y emblemática. Habíamos dicho que la Facultad de Derecho (Ciencias Jurídicas y Políticas) y la de Ciencias de la Salud (Medicina o Ciencias Médicas) constituyen las dos facultades más tradicionales (clásicas se puede decir) y prestigiosas a todo lo largo de la historia de la Primada de América, sin negar el rol importante que han jugado otras unidades académicas, como las de Humanidades y la de Ciencias.

En tal sentido, no podemos dejar de mencionar a otras facultades y las titulaciones que han otorgado y otorgan en el presente, a nivel de las titulaciones de grado. En ese sentido trataremos de sintetizar lo más posible, sin entrar mucho en detalles para que se pueda entender bien no recurriendo a otras entregas. No voy a comenzar con medicina, si no con otras facultades.

En cuanto a lo que hoy se denomina Facultad de Ingeniería y Arquitectura, en otros tiempos se denominó, Facultad de Ciencias Exactas, para el mismo año de 1914 en que se reapertura la que hoy es la UASD, antes de la Ocupación Haitiana se llamaba Real y Pontificia Universidad Santo Tomas de Aquino y en ese año y hasta 1930 Universidad Central de Santo Domingo, comenzó a otorgar el título de Agrimensor Público.

En ese año de 1914 con ese título se invistieron 11, 1 en 1915, 5 en 1916 y 1 en 1917, pero dejó de graduar a partir de 1918 y no lo volvió a otorga ese mismo título, en total graduó a 18; con el de Agrimensor Legal invistió a 3 (tres) egresados: 2 en 1915 y 1 en el 1917, pero no volvió a investir con esa titulación, lo que tiene su lógica, porque comenzó a otorgar el título de Agrimensor, graduándose 5 en ese año; en el año 1922 comenzó u otorgar el título de Ingenieros de Caminos y Puentes, graduándose en ese año y casi todos años 1(un) por año de Ingeniero de Caminos y Puentes, en algunos años ninguno y en algunos año 2 y en uno 3, pero dejó de otorgarlo a partir de 1946.

Téngase en cuenta que el año 1922, fue precisamente el de la inauguración de la Carretera Duarte de Santo Domingo hasta Montecristi. En total desde 1922 hasta 1945 se graduaron un total de 18 ingenieros de Caminos y Puentes. Otro título que esa facultad otorgó fue el de Ingeniero Constructor, aunque pocos se invistieron, el primero fue investido en 1936 y los dos últimos serian investidos en el 1950, en varios de ese lapso no se graduaba ninguno.

La entonces Universidad de Santo Domingo, ya la palabra Central no entraría en su nombre en la Era de Trujillo, hacia 1938 empezó a investir egresados con el título de Ingeniero Civil, otorgándole el mismo a tres (3) de sus egresados, título que al igual que el de Arquitecto se siguen otorgando; también comenzó en 1941 a otorgar el de Ingeniero Arquitecto (la última investidura de 8 egresados con este título seria en 1975) y el de Ingeniero Topógrafo empezó a otorgarlo en 1960, último Ingeniero Topógrafo se graduaría en 1990. Posteriormente, la Facultad de Ingeniería y arquitectura comenzaría a crear carreras como Ingeniería Electromecánica, Ingeniería Química y más recientemente Ingeniería Industrial. La Ingeniería Geomática es una carrera que la ha tenido programado abrirla. El título de Licenciado en Informática lo viene otorgando la facultad de Ciencias.

Una curiosidad que no puede ser pasada por alto, se refiere al hecho de que la Universidad desde muchas décadas atrás hasta años recientes otorgaba el título de doctor a nivel de grado, sin tratarse de una formación rigurosa como en el nivel de postgrado, tanto en Derecho, como en la Facultad de Humanidades (antes Facultad de Filosofía y Educación) y en Ciencias. En Ciencias de la Salud hay una carga académica grande, con la que tienen enfrentarse los médicos para graduarse, que justifica el mantenimiento del título de Doctor en Medicina y Doctor en Odontología, pues no se le puede llamar simplemente licenciados; implica su formación el aprendizaje de una vasta nomenclatura y la reiterada aplicación del método clínico y el método epidemiológico como métodos científicos en investigaciones biomédicas y socio médicas, a todo largo del curso de sus carreras de Medicina y Odontología. Tal vez no se puede decir lo mismo de Humanidades, Derecho Veterinaria y Ciencias.

En Humanidades, se llegó a otorgar los títulos de Doctor en Filosofía y Doctor en Ciencias de la Educación hasta unas cuantas décadas atrás. Esto ocurría paralelo al otorgamiento del título de Licenciado en Filosofía y Licenciado en Ciencias de la Educación. En el caso de Derecho estaba el de Doctor en Derecho. En el caso de Ciencias, como la carrera de Farmacia llegó a pertenecer a la Facultad de Ciencias, esta facultad otorgó el título de Doctor en Farmacia (127 titulados entre 1940 y 1947), el de Doctor en Farmacia y Química (731 titulados desde 1948 a 1964) y el de Doctor en Biología y Farmacia ( se graduaron 4 entre 1963 y 1964), paralelo se otorgaba también el título de Licenciado en Farmacia, venia otorgándolo desde 1914, pudo haber sido por revalida o convalidación de materias en 1914 a quienes cursaron la carrera de Farmacia en el Instituto Profesional. A partir de 1916 se otorgaba el título de Farmaceuti@ de Segunda Categoría.

A esas titulaciones hay que agregar además de lo dicho en la entrega anterior, en relación al Derecho o Jurisprudencia, a los investidos de titulaciones de que otorgaba la Facultad de Medicina, Ciencias Médicas o Ciencias de la Salud, ya que este es el nombre que lleva en la actualidad en la UASD.

Esos eran los títulos que se otorgaban en la Universidad Central de Santo Domingo desde 1914 hasta 1930, por lo menos, incluyendo los de Medicina o Ciencias de la Salud. Fuera de Medicina o Ciencias Médicas y Derecho no se otorgaba el título de Doctor antes de 1940, año en que se otorgó cinco títulos de Doctor en Farmacia, carrera que entonces pertenecía a la Facultad de Ciencias.

En el caso de las humanidades, el título de Doctor en Filosofía se comenzó a otorgar en la entonces Universidad de Santo Domingo en el 1942, con la investidura de un solo recipiendario, hubo algunos años en que nadie se graduaba pero no fueron muchos así y el último año fue 1975, en el que solo se graduó un Doctor en Filosofía, en total se invistieron 155 doctores en Filosofía.

Los primeros tres (3) doctores en Educación o Ciencias de la Educación se invistieron en 1961, a partir de ahí otros, en 1962 fueron 8, en 1963 se graduó 1 y se siguieron graduando algunos en la mayoría de los años, en el 1976 se graduó uno (1) que fue el último año en que se otorgó ese título; en total se invistieron 39 doctores en Ciencias de la Educación entre 1961 y 1976.

No puedo terminar con esta entrega, porque tendría que extenderme mucho más en el discurso y no quiero que sea así, tendré que elaborar otro artículo que incluya a la gran Facultad de Ciencias de la Salud y a otras en las también hay algo que decir, como Agronomía y Veterinaria, Ciencias Económicas Sociales y otras de más recientes creación.

Un caso que llama la atención es la carrera de Partero en el área de Ciencias Médicas o de la Salud o sea el hecho de nombres como ese en algunas carreras o titulaciones que podrían llaman la atención o parecer ambigu@s, por ejemplo: Licenciado en Medicina y Cirugía Dental, en un pasado ya remoto hoy día, pero la Medicina y la Odontología son afines y/o tienen vasos comunicantes y todavía las áreas y especialidades no estaban tan deslindadas como hoy en las ciencias de la salud.

Es algo interesante. Una carrera que fue diseñada en una época no tan atrás, pero que ya debe tener dos décadas es la Licenciatura en Microbiología y Parasitología en la Facultad de Ciencias y es difícil no ubicarla en Ciencias de la Salud. Hay que señalar cambios importantes en las titulaciones de algunas facultades, especialmente en Ciencias Económicas y Sociales y la de Ciencias de la Salud, así como la eclosión de otras facultades. Más aun, tendré que hacer algunas referencias importantes que no he hecho de las facultades antes tratadas, en otro artículo.

 

Por Francisco Rafael Guzmán F.

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar