Cambio de fondo y forma

Por Vilma Yolanda Batista
Gobernar en comunicar y son los Estados que han entendido esta simbiosis los que logran impulsar los países hacia la prosperidad que supone la vida democrática.
En los primeros cien días del gobierno encabezado por el presidente Luis Abinader, hemos sido testigos de demasiados desafueros comunicacionales, creando distorsión y ruido innecesario alrededor del discurso presidencial.
Los estrategas en comunicación gubernamental sabemos que si no se traza el lineamiento que regirá el tono y estilo del relato estatal, se pierde pronto el impacto y credibilidad entre tanto dime y directe.
El vocero por excelencia deber ser el presidente, y en el caso de Abinader ha demostrado que en sus alocuciones conecta con el pueblo al mostrarse llano, accequible, empoderado y comprometido a cumplir con la promesa del gobierno que apenas inicia, y que lo mantendrá en el escrutinio de la población cuya mayoría otorgó un voto de confianza en un momento de crisis general en la país.
Los demás funcionarios e incumbentes deberían enfocarse en comunicar lo justo y abocarse a trabajar para  hablar con hechos, en vez de competir por ser noticia.
A los voceros queda el reto de no caer en la tentación de tratar de aparar y batear todas las bolas, que son muchas, y todavía faltan la rectas y curvas de fuego que la oposición de seguro tiene listas para iniciar tan pronto se acabe este período de tregua.
Debe la estructura de Dicom con extensión a todos los equipos de comunicación asignados, reunificarse, reprensarse y saber que en la modernidad, comunicarse es un reto permanente y que solo si se asume una cohesión del trabajo comunicacional hacia un objetivo común, podrán realmente contribuir y representar el verdadero cambio de fondo y forma.
Por Vilma Yolanda Batista

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar