Cambio climático: una responsabilidad de todos

Por Gustavo Valdez viernes 13 de octubre, 2017

En los últimos meses las islas del Caribe se vieron afectadas por la furia de fenómenos atmosféricos y eventualidades climatológicas que han llamado la atención de la comunidad internacional, por la gran fuerza de destrucción que estos tuvieron.

El primero de junio de cada año se inicia la temporada de huracanes en la zona del Caribe, trayendo esto consigo la posibilidad de que se formen fenómenos climatológicos que ponen en riesgo las vidas y pertenencias de quienes viven en estas zonas del continente americano.

Pero realmente hay algo que debe preocuparnos a todos, y es que en los últimos tiempos cada temporada ciclónica es una mayor a la otra, por ejemplo, comparemos brevemente la temporada ciclónica 2016 con la del presente año 2017.

En 2016 tuvimos una temporada que contó con la formación de 15 ciclones tropicales y se caracterizó por la presencia del ENSO neutro (ausencia de los fenómenos El Niño y La Niña) y un desarrollo de la Niña a mediados del otoño y la poca incursión de polvo africano procedente del Desierto de Sahara.

De los 15 ciclones tropicales de la temporada 2016, siete se convirtieron en huracanes, y tres llegaron a ser intensos en la escala de intensidad de huracanes Saffir-Simpson. En 2017 hemos tenido la formación de 13 ciclones tropicales, dos de ellos han alcanza el rango más alto, categoría 5.

Pero hasta el momento los dos fenómenos más devastadores de esta temporada sin duda han sido los huracanes Irma y María, que a su paso por el Caribe han causado muerte y destrucción. En la actualidad la tormenta tropical Ophelia ganó fuerzas este martes en el océano Atlántico y se pronostica que alcanzará la categoría de huracán.

El Centro Nacional de Huracanes en Miami advirtió que Ophelia se encuentra a 1.260 kilómetros (780 millas) al oeste-suroeste de las islas Azores. Tiene vientos sostenidos máximos de 85 kilómetros por hora (50 millas) y se desplazaba hacia el sureste a 7 km/h (5 millas).

Para entender el por qué de estas variaciones en el sistema atmosférico debemos analizar un punto muy importante; el cambio climático, conocemos como cambio climático a una variación del clima debido directo o indirectamente a la actividad humana que altera la composición de la atmósfera global y que va más allá de la variabilidad climática natural.

Una de las principales causas de esto son las emisiones de gases del efecto invernadero, ya que el Dióxido de Carbono (CO2) proveniente del consumo de combustibles fósiles para la producción de energía y de la quema de biomasa por el cambio de uso del suelo (deforestación).

Esto contribuye con el 70% de lo que sería el calentamiento de la tierra previsto para los próximos años también conlleva a diferentes problemas como son: alteraciones significativas en el clima mundial; aumento de la temperatura terrestre; rebrote de enfermedades, etc.

Pero dentro de las causas  más importantes del cambio climático y que debemos prestar atención son: la deforestación, la gestión de residuos sólidos y líquidos, quema de desechos sólidos, operación de los vertederos a cielo abierto, entre otra más.

Las consecuencias letales de esto son: aumento de la temperatura que bajo la atmósfera (sobre todo en el verano e invierno), el rebrote de las enfermedades tropicales, como la malaria, aumento en el número de personas expuestas a enfermedades transmitidas por vectores (ej. Paludismo) y en aguas pantanosas (ej. Cólera), y un aumento de la mortalidad por la tensión del calor.

Este es un tema que ha sido analizado desde diferentes ópticas, pero recomendamos y entendemos que se le debe dar seguimiento ya que una gran parte de la población mundial vive a espaldas de esta realidad, que de continuar como vamos nos podríamos ver afectados significativamente.

Apple Store Google Play
Continuar