Calles y plazas públicas, son el escenario de la lucha marcha verde debe continuar y ser blindada

Por Manuel Almonte Salazar Jueves 8 de Junio, 2017

ARTÍCULOS ANTERIORES

Manuel Almonte Salazar Manuel Almonte Salazar

Hay experiencias, en nuestro país y en el extranjero, sobre las limitaciones y hasta el peligro del fracaso, de la judicializacion de la política y de casos como la TRAMA ODEBRECHT. Desde luego que los tribunales son un escenario importante, pero hay que ser conscientes de que allí existen miles de recursos que van desde la mala confección de los expedientes, hasta la declaración de inocencia de los imputados aunque contra estos existan todas las pruebas, mediante los cuales el sistema de corrupción e impunidad se sale con las suyas.
Los tribunales corresponderán al deseo de justicia del pueblo Si, y solo Si este mantiene y desarrolla la movilización, la presión de masas.
La Marcha Verde debe MANTENERSE, de mil y una maneras. Con su carácteristicas esenciales, cuales son, CIVICA, en sus métodos de lucha. AMPLIA Y DIVERSA, en su composición. NORMADA POR EL CONSENSO, para la toma de sus decisiones en cuanto a sus objetivos, consignas y acciones.
Esas tres características de oro, deben ser cuidadas y la responsabilidad de hacerlo corresponde a todos sus integrantes.
Es legítimo, insisto, es LEGÍTIMO, que cada participante en la MARCHA VERDE, quiera para si las mejores fotos y menciones de prensa. Pero ningún legítimo interés o derecho, debe hacerse en detrimento de esas tres características de oro.
Puede que cada quien crea que hace los mejores aportes a la MARCHA VERDE, e incluso, tiene derecho a creerse que es la misma Marcha Verde por antonomasia.
Pero por encima de todas esas creencias y razones válidas o no, la MARCHA VERDE es lo que es, porque es expresión de un interés y sentir común de todos y todas los y las que la integran. Ningún sector o grupo de personas, por grandes e influyentes que se asuman, ni por más brillo que tengan, puede convocar a todo lo que es MARCHA VERDE.
En la Marcha Verde se es grande. Por la causa que se asume. Fuera de la Marcha Verde, se es uno o una del paisaje inmóvil que ha prevalecido en el país hasta que la MARCHA VERDE LLEGÓ.
El gobierno no ha podido con la Marcha Verde. Ha hecho ataques fallidos. Y nada. La Marcha sigue.
Y seguirá intentando. A lo mejor se le ocurra instalar un Caballo de Troya dentro, para erosionar el CARÁCTER CIVICO, LA DIVERSIDAD DE SU COMPOSICIÓN, EL CONSENSO PARA LA DEFINICIÓN DE OBJETIVOS, CONSIGNAS Y OBJETIVOS.
La del Caballo de Troya, es táctica vieja y conocida, y por tanto, los interlocutores de la Marcha Verde, deben estar advertidos y BLINDAR ese recurso unitario del pueblo, con un discurso, conductas y acciones coherentes, como hasta ahora.
Los que apoyamos la MARCHA VERDE, nos hacemos sublimes dentro y activos dentro de ella y respetando sus reglas de oro. Caeriamos en lo ridículo, si nos pasamos de sublimes.
La Marcha Verde sigue, y esa es la garantía, el disuasivo, a los tribunales. Porque es la justicia de calle y plazas públicas, y no se debe hacer nada que impida que las multitudes sigan en calles y plazas.

Por Manuel Almonte Salazar