Caer encima de los bateadores fue la clave en blanqueada César Valdez

Por El Nuevo Diario lunes 2 de diciembre, 2019

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- Caer por encima de los bateadores fue la clave del derecho César Valdez el domingo, cuando lanzó blanqueada de juego completo, algo que no conseguía un lanzador de los Tigres del Licey hacía 24 años, desde el 25 de noviembre de 1995.

El veterano de 34 años, 6’2” de estatura y 200 libras aseguró después de su hazaña, que los bateadores de los Gigantes del Cibao estuvieron haciendo “swing” rápido, temprano en el conteo, “y creo que eso fue lo que me ayudó a lograr esos nueve innings”.

El serpentinero habló con Enrique Rojas para el programa de radio “Grandes en los Deportes”, después de la victoria dominical por 3-0 carreras como visitante en el Estadio Julián Javier de San Francisco de Macorís. Allí maniató a los Gigantes permitiendo cinco hits y obsequiando una base por bolas, recetando cinco ponches, con un total de 115 lanzamientos.

Al pasar revista al último año de actuación, en el que ha sido casi imbatible, lo cual incluye una temporada anterior con el Licey de 3-0 y efectividad de 1.63; en el verano con Yucatán en la Liga de México 15-2 con EFE 2.26; y este invierno con 4-0, EFE de 0.83, Valdez dice que ha sido con “mañas” de veterano.

“Ya uno va entrando en edad, uno no es un niño ya y creo que lo más importante es uno andar mañoso, con mañas, como se dice”, confesó el principal pilar del pitcheo azul.

“No lanzo duro, no soy un pitcher de recta poderosa ni nada de eso y lo que trato es de mantener a los bateadores fuera de paso, mezclando mis pitcheos rompientes con mi rectica-sinker y eso es lo que me ha ayudado mucho”, se manifestó Valdez.

Agregó que sus pitcheos, sacando el brazo por tres lados, saca de paso y desconcentra un poco los bateadores, es lo que ayuda en sus faenas, que con frecuencia son de largas salidas (cinco y más entradas).

Cuestionado sobre si mantiene esperanzas, casi a los 35 años (que cumple en marzo), de lograr algún tipo de contrato que le abra la posibilidad de al menos ir al campo de entrenamientos de Grandes Ligas, Valdez dijo estar abierto a cualquier posibilidad.

“Sí, estoy abierto a lo que venga, a lo que Dios me tenga. Nunca digo no voy a tal lado, no me cierro las puertas a nada”, respondió.

Dijo saber que es un poco difícil a su edad, ya que no cuenta con una reta poderosa, pero que se mantiene positivo y si se le da la oportunidad, está con las puertas abiertas para lo que aparezca.

Mientras tanto, Valdez asegura que se mantendrá tirando “hasta que Dios quiera y cuando no se pueda más, entonces enganchamos los clavos, colgaremos los spikes”.

El último lanzador del Licey en conseguir una blanqueada de nueve entradas fue el zurdo Carlos Pérez (hoy coach), quien el sábado 25 de noviembre de 1995 dejó en dos hits a los Azucareros (ahora Toros del Este), con siete ponches propinados. En la ocasión Jovino Carvajal le abrió el partido con doble y en el segundo episodio Julián Yan consiguió sencillo. En lo adelante el zurdo de Nigua retiró a 22 bateadores en línea, hasta que Carvajal se le embasó en el noveno por error.

Hace dos años, dos del Licey lanzaron blanqueadas contra los Leones del Escogido, pero mediatizadas por causa de la lluvia.

El 14 de noviembre de 2017, Esmil Rogers maniató a los rojos a un hit, una base y tres ponches, mientras sus compañeros le daban ventaja de 6-0 carreras, antes de que la lluvia irrumpiera, luego de seis entradas.

Dos días más tarde, Dave Hurlbut dejó en cero vuelta y un hit al Escogido, sirvió una transferencia, siete abanicados y ganó 2-0, en partido también acortado a seis episodios.

Anuncios