Cadena perpetua para dominicano por liderar banda de secuestradores en Massachusetts y RD

Por Miguel Cruz Tejada viernes 17 de noviembre, 2017

EL NUEVO DIARIO, NUEVA YORK.- El dominicano Danny Veloz (El Maestro), un ex instructor de karate y líder de una  banda de secuestradores que operaba en ciudades de Massachusetts y República Dominicana, fue condenado este jueves a cadena perpetua en la corte federal de Boston, por cargos de secuestrar, torturar, robarle drogas y dinero a narcotraficantes rivales y hacerse pasar por policías, usando equipos similares a los de la uniformada de Lawrence.

Veloz y sus cómplices, exigían también rescates en la República Dominicana y la banda, dijeron los fiscales, tenía sede en Lawrence desde donde se desplazaban a otros estados y ciudades como New Hampshire, Rhode Island y Vermont.

La banda, dirigida por Veloz, quien usaba la máscara de un esqueleto y para torturar a los secuestrados, raptó a numerosas víctimas, una de las cuales logró huir de una casa clandestina a la que llevaban a los secuestrados, y dio parte a la policía.

Un contingente policial, apoyado por elementos del equipo SWAT y agentes federales del FBI, allanaron la casa y capturaron a Veloz y varios de los integrantes.

La organización, en la que Veloz era conocido como “El Maestro”, logró obtener millares de dólares en drogas, dinero en efectivo y rescates.

Veloz, de 40 años,  fue declarado culpable de conspiración para cometer secuestro este verano luego de un juicio de dos semanas en el tribunal federal de Boston.

Fue sentenciado por el juez Richard Stearns, este jueves en la tarde.

La fiscalía solicitó una sentencia de cadena perpetua para Veloz citando  condenas anteriores  y la larga historia criminal del ex instructor de karate.

Su abogado defensor Mark Shea dijo que “la cadena perpetua era extremadamente desproporcionada con respecto a los delitos de Veloz y es un castigo cruel e inusual”.

El juez Shea dijo que ninguna víctima sufrió lesiones graves o que amenazaran sus vidas y que nadie murió.

La defensa solicitó una sentencia de 288 meses (24 años) seguida de tres años de libertad supervisada después de que Veloz  cumpliera su sentencia.

Veloz vivía en un apartamento en el edificio 443 de la calle Andover y era el líder de la banda de “joloperos”, que llevó a cabo secuestros selectivos e invasiones de viviendas.

Fue arrestado en 2012 por un equipo policial  contra  pandillas que incluía agentes de de Lawrence y agentes del FBI.

“Los joloperos con frecuencia se dirigen a traficantes de drogas y / o pequeños empresarios de Lawrence, la mayoría con vínculos con un país extranjero como la República Dominicana.

Los joloperos a menudo colocan dispositivos GPS en los chasis  de los vehículos de las víctimas y rastrean los movimientos de la víctima durante meses antes de secuestrarlas”, escribió John Orlando, un agente especial del FBI, en una declaración jurada presentada anteriormente.

Orlando dijo que Veloz dirigía uno de los equipos más violentos de joloperos, usando múltiples dispositivos GPS para rastrear a numerosas víctimas a la vez y usualmente vestidos con camisas y quepis de policías para causar confusión y vacilación en sus víctimas y testigos y típicamente usando armas de fuego de alto calibre para  secuestrar a la víctima a punta de pistola desde la calle.

Agregó que el equipo de Veloz era conocido por quemar a sus víctimas con un hierro candente, para torturarlas, además de golpearlas.

“Personalmente he entrevistado a varias víctimas de secuestro que han descrito cómo fueron secuestradas, quemadas, golpeadas y torturadas”, escribió Orlando en la declaración jurada presentada poco después del arresto de Veloz.

El 23 de julio de 2012, la banda de Veloz cometió uno de varios secuestros o intentos de secuestro, según la información difundida por el Departamento de Justicia.

La tripulación llevaba camisetas con la palabra “policía” cuando secuestraron a dos hombres a punta de pistola en la calle Allston de Lawrence.

Los dos hombres fueron llevados a Manchester, New Hampshire, donde uno de los ellos fue quemado con un hierro caliente, dice el Departamento de Justicia.

Una búsqueda en la casa de Veloz resultó en la incautación de dos computadoras portátiles que contenían información sobre los dispositivos de rastreo por GPS y teléfonos celulares utilizados por él para hablar con su banda, dijeron las autoridades.

En el juicio, varios testigos testificaron que Veloz y su pandilla también intentaron secuestros el 8 de mayo de 2012 y el 8 de julio de ese mismo año.

Pruebas y exhibiciones incluyen fotografías del edificio y el apartamento donde vivía Veloz, donde los federales hallaron una escopeta recortada, máscaras, esposas, una pistola Smith & Wesson, un buscador de personas y nombres tomados de la residencia de Veloz.

También docenas de números de  teléfonos celulares, noticias publicada por el periódico Eagle Tribune sobre su caso y una orden de allanamiento devuelta escrita por el detective de Lawrence Jay Heggarty.

Las autoridades también vincularon la influencia de Veloz a un doble asesinato perpetrado el 6 de septiembre de 2010 en el club nocturno “La Güira”, donde otros dos tres  resultaron heridos.

Los asesinatos del club nocturno, de acuerdo con los documentos judiciales, fueron éxitos de represalia por un robo a mano armada anterior de joloperos.

Al menos dos víctimas de “La Güira” eran socios de Veloz, escribió Orlando en una declaración confidencial.

En octubre de 2012, Johan Saint Clair, integrante de la banda de Veloz,  se declaró culpable de abrir fuego en el abarrotado club nocturno.

Fue sentenciado a cadena perpetua en una cárcel estatal y otras penas de prisión después de que se declaró culpable de siete cargos criminales contra él después de los tiroteos en la discoteca que fue cerrada.

Desde 2012, más de 20 personas han sido condenadas por delitos relacionados con secuestros o asociadas con bandas  de joloperos, detalló el Departamento de Justicia.

 

 

Apple Store Google Play
Continuar