Cada 24 segundos alguien muere en un accidente de transito

Por Humberto Salazar viernes 7 de diciembre, 2018

Sin ánimos de agüarle la fiesta a nadie la Organización Mundial de la Salud publicó en el día de ayer su informe anual sobre la gran epidemia que azota la humanidad, los accidentes de transito, que cada año se llevan a la tumba a 1 millón 350 mil personas aproximadamente, lo que en términos prácticos quiere decir cada 24 segundos alguien muere en alguna parte del mundo por esta causa.

De todos las muertes sobresalen los niños menores de 14 años y los adultos jóvenes de menos de 30 años, es decir, los accidentes de calles y carreteras son la principal causa de muerte en este rango de edades en el mundo, sin contar la larga lista de lesiones que padecen los que no mueren, con la consiguiente carga económica para los sistemas de salud y las familias.

Ni hablar de lo que ocurre en la República Dominicana donde una persona normal, decente y trabajadora, se convierte en una bestia que quiere llevarse a todos por delante simplemente cuando se coloca al frente del volante de un vehículo de motor de cuatro ruedas, o es un potencial suicida solo al poner las manos en la manilla de una motocicleta de dos ruedas, los dominicanos se transforman cuando controlamos un vehículo cualquiera.

La cifras a nivel mundial son una demostración de como en países donde se respetan las leyes y se teme a la autoridad es mas seguro transitar por la vía publica que en los llamados países en vías de desarrollo, donde por supuesto el desorden en el transito es mayor.

Según el informe de la OMS la mayoría de los accidentes de transito se producen en los países mas pobres, a pesar de que el 40% de todos los vehículos que transitan en el mundo lo hacen por las vías de los países mas desarrollados y mas ricos, solo el 7% de las víctimas mortales se producen en estos últimos el resto corresponde a los países mas atrasados económicamente.

Las causas principales por las que mueren las personas en accidentes de transito son: el no llevar el cinturón de seguridad puesto, manejar bajo la influencia de alcohol y el exceso de velocidad, lo que simplemente quiere decir que son causas prevenibles y que si se crea conciencia sobre la necesidad de prevención y los medios coercitivos se respetan, pues las muertes también disminuyen.

Ni hablar entonces de porque los dominicanos ocupamos lugares privilegiados en mortalidad a causa de accidentes de transito, pues en nuestro paìs solo pedimos cinturones de seguridad para los vehículos privados, ni hablar de que los carros de concho usen cinturones para sus pobres pasajeros, el alcohol lo vendemos en ventanas donde se detienen los que conducen como si pidieran una pizza y los que manejamos nos creemos la reencarnación de Fangio en 5 veces campeón de Formula 1.

La OMS afirma que en los países en desarrollo es tres veces mas probable que una persona tenga un accidente de transito que en el mundo desarrollado, un 26.6 por cada 100,000 habitantes en Africa, frente a un 9.7 por cada 100,000 habitantes en Europa, aunque se afirma que las muertes tienen una tendencia a disminuir en America, Europa y el Pacifico Occidental, a pesar de esa disminución los accidentes son hoy en día la 7ma causa de muerte en el mundo.

Pero no solamente los que manejan, también es un peligro el ser un peatón, ya que a nivel global el 54% de los muertos por accidente de transito son personas que caminaban por las calles y avenidas, víctimas de la velocidad y la violencia que se expresa en la agresividad de los conductores cuando usan los espacios públicos.

La verdad es que muchas de nuestras frustraciones la expresamos en forma de ira en contra de los peatones y otros automovilistas en las calles simplemente porque no lo podemos hacer en nuestros centros de trabajo, esa es la metamorfosis que sufrimos al tomar un volante en nuestras manos, nos convertimos de seres racionales y pensantes, en individuos que dan rienda suelta a sus instintos agresivos irracionales.

Según el estudio se pueden disminuir sensiblemente los accidentes y muertes a causa del transito si se controla la velocidad, se toman medidas drásticas en contra de los que manejan bajo la influencia del alcohol, se mejoran las infraestructuras viales, se toman medidas mas estrictas para otorgar una licencia de conducir y se penaliza a los infractores.

En el caso de la República Dominicana entonces, el disminuir las muertes por accidentes sería bastante fácil: poner en cintura a los borrachos que al frente de un volante ponen en riesgo la vida de los suyos y los demás, esto significaría usar los alcoholímetros y de modo draconiano enviar a esos irresponsables a dormir el jumo en una celda a ver si aprenden.

Restaurar la autoridad a los agentes que deben hacer cumplir la ley y olvidarse de la fracesita ¨usted no sabe quien soy yo¨ o ¨déjeme llamar a mi tío que es coronel¨, para que cada quien tenga que cumplir con su deber, el que maneja las reglas de transito y el agente con la ley en la mano de forma respetuosa pero firme.

Y habría que controlar a los suicidas en potencia que manejan motocicletas y ¨voladoras¨, especies conocidas de ¨deliverys¨ y ¨motoconchos¨ para quienes los semáforos no existen, las aceras no son exclusivas para peatones y choferes que amparados por una arrogancia y prepotencia que asusta a las personas normales, tienen patente para llevarnos a todos por delante.

Comienzan las fiestas navideñas y ojalá este informe de la OMS sirva para advertir a algunos que a fin de cuentas todos somos mortales y debemos cuidarnos nosotros mismos y a los demás, prudencia sobretodo para evitar ser uno mas de la estadística mortal de cada fin de año.

 

 

Por Humberto Salazar

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar