Cable de EFE dice Rep. Dominicana asume papel ambiguo frente a crisis de Venezuela

Por admin jueves 6 de abril, 2017

EL NUEVO DIARIO, WASHINGTON.- Las tensas y atropelladas sesiones de esta semana en la Organización de los Estados Americanos (OEA) han evidenciado que los países del Caribe son la clave para los futuros pasos del organismo en la crisis política y social de Venezuela.

(Más abajo, este cable de EFE cita el comportamiento ambiguo que considera han tenido la República Dominicana y otros países en el trato que dan a la crisis política en Venezuela).

La OEA adoptó el lunes su resolución más dura con el Gobierno de Nicolás Maduro al declarar que en Venezuela hay una "grave alteración inconstitucional del orden democrático", pero lo hizo en una de las sesiones más turbulentas que se recuerdan.

En esa reunión y en la del miércoles, también convulsa, quedaron retratados los dos bloques enfrentados en la OEA: Venezuela, Bolivia y Nicaragua, por un lado, y un grupo de 14 países liderados por Estados Unidos, Canadá, México y Perú.

En medio de estos dos bandos están los 14 Estados de la OEA que pertenecen a la Comunidad del Caribe (Caricom), ocho de los cuales han apoyado, o al menos no han obstaculizado, algunas de las iniciativas del grupo de los que quieren presionar al Gobierno de Maduro.

Venezuela solía contar con el apoyo en bloque de los países caribeños que durante más de una década se han beneficiado de su petróleo subvencionado a través de Petrocaribe, una alianza "que está ahora en soporte vital", indicó a Efe el presidente del centro de estudios Diálogo Interamericano, Michael Shifter.

En ese bloque ha ido habiendo fisuras que, sumadas a los cambios de Gobierno en Brasil, Argentina y Perú, han dejado a Venezuela sin la hegemonía que ostentaba en la OEA y, como se ha encargado de recordar estos días EEUU, "cada vez más aislada en la región".

Ecuador, que sigue siendo aliado de Venezuela, ha mantenido una notable discreción en las agitadas últimas sesiones en la OEA, algo que fuentes diplomáticas consultadas por Efe atribuyen a las elecciones del pasado domingo, en las que ganó el oficialismo.

Y cuatro países que solían alinearse con Venezuela prefirieron la ambigüedad de la abstención en la sesión del lunes: El Salvador, República Dominicana (que no pertenece al Caricom), Belice y Bahamas.

Cualquiera de estos cuatro países pudo evitar, declarándose en contra, que la resolución del lunes se adoptara "por consenso", uno de los sistemas de toma de decisiones de la OEA para el cual solo se necesita que haya 18 países en la sala y que nadie se oponga.

Estas naciones no se opusieron, es decir, no forzaron que el texto se sometiera a una votación en la que, para aprobarse, habría requerido 18 síes, la mayoría simple de los 35 Estados miembros.

Pero tampoco lo apoyaron: una muestra de los equilibrismos diplomáticos a los que están recurriendo algunos países que reciben presiones de ambos bloques enfrentados para posicionarse de su lado en el pulso sobre Venezuela en la OEA.

Las presiones a El Salvador, República Dominicana y a los países del Caricom las han denunciado los Gobiernos de Venezuela y Bolivia y las constatan numerosas fuentes diplomáticas y analistas consultados por Efe.

La semana pasada, el senador estadounidense del Partido Republicano Marco Rubio advirtió a Haití, El Salvador y República Dominicana de que podrían peligrar sus ayudas estadounidenses si no votan en la OEA para presionar a Maduro.

"Señala a estos países porque tiene información de que pueden ser convencidos, al recibir financiación directa de EEUU", explicó a Efe Michael McCarthy, profesor de relaciones internacionales de la Universidad George Washington.

El "grupo de los 14" países que quieren mediar en la crisis de Venezuela confía en lograr y afianzar el respaldo de esas ocho naciones caribeñas -Bahamas, Belice, Barbados, Jamaica, Santa Lucía, Guyana, Antigua y Barbuda y Trinidad y Tobago- a sus futuros pasos.

Algunas de las delegaciones promotoras de la resolución aseguran que, si se hubiera votado en la reunión del miércoles, como propuso Canadá para recabar "más apoyos", hubieran tenido esos 22 votos.

Sin esa votación, Venezuela argumenta que el texto es "un fraude consensuado" porque en la sala había 21 países en el momento de la adopción y 4 de ellos se abstuvieron.

La normativa de la OEA, sin embargo, dice que un texto puede adoptarse "por consenso" cuando hay al menos 18 Estados presentes y nadie se opone, que es lo que ocurrió el lunes.

Las delegaciones promotoras insisten en que "es una tradición de la OEA tomar decisiones por consenso" y en que "los números no importan", pero lo cierto es que la sesión dejó dudas sobre cuántos países están realmente dispuestos a presionar a Maduro en la OEA.

Así las cosas, los países caribeños son la llave de la actuación de la OEA en la crisis de Venezuela, en un momento en el que lo que se baraja son gestiones diplomáticas o una reunión de cancilleres pero no su suspensión, algo que se considera un "último recurso" y para lo que se necesitan 24 votos de los 35 Estados. EFE