Buscan soluciones para el caos del tránsito en la ciudad de Santiago

Por Carlos Luis Baron martes 7 de marzo, 2017

EL NUEVO DIARIO, Santiago.- La ciudad de Santiago, con una población permanente de 1,200,000 habitantes, a la que se suman una flotante que ronda entre los 200,000 y los 300,000 diarios, según cálculos de organismos locales e internacionales, encara una grave situación del tránsito.

Sus calles y avenidas están congestionadas a todas horas del día y en algunas ocasiones, hasta en altas horas de la noche, lamentaron expertos en la materia.

Ante las constantes quejas de ciudadanos y conductores, el alcalde de Santiago, Abel Martínez, designó a Manuel Sosa, como nuevo director de Tránsito, una decisión que ha sido bien acogida por el presidente de la Central Nacional de Trabajadores del Transporte (CNTT), Juan Marte.

El líder transportista opinó, en un comunicado, que "es una decisión oportuna e inteligente porque permitirá impulsar un diálogo para trabajar en armonía, y contribuirá con la coordinación de proyectos que favorecerán a la colectividad".

"Ahora vamos a empezar a planificar todo lo referente a la Ley 63-17 de Movilidad, Transporte Terrestre, Tránsito y Seguridad Vial, porque esperamos que la sensatez y la madurez regulen las relaciones entre las autoridades municipales y los dirigentes de los gremios de transporte", indicó.

Según señaló, "la CNTT y los sindicatos de chóferes están abordando con seriedad la incursión de la compañía Uber en el sistema de taxis, la cual desarrolla una competencia desleal y explota a sus propios transportistas a pesar de que le cobra tarifas elevadas a sus clientes, así como incurre en la violación de la Ley 276-06 sobre Organización Municipal".

También "vamos a organizar al transporte no regulado como el escolar, taxi y otros porque es una necesidad para el desarrollo urbano de Santiago", apuntó el líder del sector.

Al menos 20,000 familias viven directamente del transporte público en Santiago dijo Marte, que reclamó a las autoridades locales que elaboren normativas en atención a la Ley 63-17 y que garanticen la preservación del sistema de transporte urbano.

Asimismo, opinó que en Santiago es necesaria la construcción de nuevos túneles, elevados, pasos a nivel y otras obras viales de importancia.

"No estamos hablando de un pueblo, sino de una urbe, no es el Santiago bobo de los años 60 y 70, se trata de una gran ciudad y por eso vamos a trabajar en coordinación con las autoridades", indicó en declaraciones a Efe.

Además, afirmó que en Santiago se necesitan al menos cuatro nuevos elevados y dos túneles más, como forma de acabar con los taponamientos cotidianos que son causantes de mucho estrés entre los ciudadanos.

A su entender, no es posible que una ciudad como Santiagotenga apenas tres elevados, un túnel de desahogo del tránsito en la avenida Estrella Sadhalá, colindando con la calle República de Argentina, además de otros dos de pocos metros.

Por su parte, el ex presidente de la Asociación de Comerciantes del Centro Histórico de Santiago, Carlos Lora, dijo a Efe que el desorden del tránsito afecta al comercio y que hay buscar solución a la problemática. EFE