Breve mirada al estilo de Julio Cortázar, desde cuatro de sus escritos

Por José Santana Guzmán

Mediante este sucinto escrito crítico me propongo analizar el estilo de este autor desde su género o sello particular como narrador. Se trata de una mirada hacia la forma de narrar de uno de los más prolíferos escritores de la narrativa hispana de proyección cuasi mundial, el cual ha dejado un legado importante a la literatura contemporánea y universal. Por consiguiente, analizaré el estilo del novelista desde cuatro de sus escritos más conocidos, a saber: El río; Continuidad de los parques; Axolotl y el capítulo siete de la novela Rayuela.

Julio Cortázar fue un gran escritor de relato corto, novela y poesía; marcó un gran cambio en la innovación de la literatura clásica. Nació el 16 de agosto de 1914 en Bélgica. Entre sus obras más célebres, están, Historias de cronopios y de famas; Final del juego; Un tal Lucas; Último round; 62 Modelo para armar; Los Premios; Bestiario; Octaedro; Alguien que anda por ahí; entre otros. De origen argentino, Cortázar sufrió una de las enfermedades mundialmente conocidas, la leucemia; fue diagnosticado en 1984 y posteriormente muere el 12 de febrero del año 1984. (fuente: www.juliocortazar.com.ar)

El río

El río es un relato breve escrito por Cortázar en el año 1956, y el cual forma parte del libro Final del juego, publicado en ese mismo año. En este cuento, el autor pone de manifiesto la manera en cómo finaliza una relación marital, o sea, la etapa final en una separación de pareja. Esta narrativa describe por medio a imágenes y metáforas, de qué manera el personaje revela su cansancio, en esta relación: ya no aguanta más. Sin embargo, se puede percibir que ambos se han soportado durante largo tiempo, pero aún permanece en ellos el deseo.

La metáfora del río es utilizada por el autor para representar lo empapado que prevalece entre ambos, esta simbología evoca la idea de un medio acuoso entre ellos, de ahi la relación del título con el cuento. Algo muy característico en el estilo de Cortázar. Asimismo, también es posible que esa agua simbolice la idea de suicidio, de anegación, de sumisión, en fin, una relación carente de solidez, hecha agua.

Continuidad de los parques

Representa uno de los cuentos más emblemáticos de Cortázar. Este relato apareció publicado en el año 1964, específicamente, y el mismo forma parte de la segunda edición de su libro Final del juego. Se trata de un cuento donde el autor-narrador se nueve magistralmente entre lo real y lo fantástico, aquí plantea la continuidad de la vida entre dos mundos ficticio, para lo cual utiliza la metáfora del parque, idea que sin duda alguna representa la correspondencia entre el título y el cuento. Se trata de un cuento donde el autor utiliza la técnica de introducción de la literatura en la literatura ya que el relato se desarrolla mediante la lectura de una novela por parte del personaje principal. Se presenta a un personaje lector, que no le ofrece al leyente una clara descripción de los sucesos, al parecer con la finalidad de que su receptor logre desarrollar más la imaginación.

Axolotl

Sin duda que en Cortázar predomina su afán por el surrealismo, rasgo que caracteriza su obra. Por consiguiente, al igual que en los dos cuentos anteriores, en Axolotl, también se manifiesta este estilo surrealista. Se trata de un relato donde el autor también aparece como narrador, es decir, que el punto de vista en la narración en primera persona, también forma parte del estilo de este autor, que como dicen algunos ensayistas, rompió con el esquema tradicional de su época, lo que le valió relevancia en el llamado Boom latinoamericano del siglo XX, y lo catapultó a escala universal.

Este cuento relata una historia muy especial ya que trata de un hombre que iba constantemente al zoológico a mirar estas especies, al punto de que llega a transformarse en uno de ellos. Es posible que el mensaje que quiere transmitir el autor por medio a este intenso relato, sea la metamorfosis que debe sufrir cada ser humano en la vida para dejar atrás el pasado. Este cuento también forma parte del libro Final del juego, publicado en el año 1956.

Rayuela (capítulo 7)

Se trata de una obra fundamental no solo del autor, sino de la literatura hispanoamericana. Esta novela, de 1963, según la crítica literaria posee una estructura de secuencias sueltas, lo cual permite diferentes lecturas, y, por consiguiente, disímiles interpretaciones. Asimismo, para otros estudiosos de la literatura, con esta forma de lectura, lo que pretendió Julio Cortázar fue representar el caos, el azar de la vida y la relación indiscutible entre lo creado y la mano del artista que lo hace.

El capítulo siete de este libro –uno de los más atractivos– titulado El beso, es un culto al beso. Aquí el autor describe la acción de besar como un arte, algo fantástico, celestial. De manera que en este capítulo de su obra –a modo poético– Cortázar manifiesta su rasgo característico como ya he señalado, es decir, la narración en primera persona, sin embargo, esta vez un Cortázar más realista, pero sin desapegarse de su estilo original: el realismo mágico.

En definitiva, la obra de Julio Cortázar se caracteriza por poseer un estilo propio, apegado a la originalidad, que, aunque a mi juicio, no existe, pero al menos podemos acercarnos a ella.

Por José Santana-Guzmán

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar