Breve análisis del desarrollo

Por Dr. Natanael Gutiérrez

En la actualidad la palabra desarrollo es asociada directamente al avance y mejoría de la calidad de vida de las personas, es hoy por hoy un concepto político en el sentido común colectivo. Esto así dado que desarrollo es una de las palabras más usadas en los discursos políticos de países como el nuestro, es utilizada tanto como promesa, así como exhibición de un logro de quien gobierne.  De entrada, se intuye que la palabra desarrollo se contrapone a la palabra pobreza.

 

Según las teorías económicas clásicas, el desarrollo económico prolongado de un país ha de provocar una filtración o desborde de cascada que llegará hasta las bases más bajas de la sociedad, generando el bienestar de la gente que vive en situación de pobreza. Pero para el nobel de economía, el norteamericano Joseph Stiglitz la evidencia empírica demuestra que la “economía de filtración” no genera disminución de la pobreza estructural, este fenómeno otros teóricos han llamado las trampas de la pobreza, explicando que el crecimiento económico bruto de un país puede ser un factor de generación de desigualdad y pobreza.

En este mismo orden de ideas, es bueno establecer que a los fines de este breve análisis hacemos referencia a la pobreza estructural, que en términos practico guarda poca relación con el desarrollo económico general del país, ese desarrollo económico prolongado que tanto festinan los gobiernos tiene efectos en la pobreza coyuntural dado que en temporadas de auge económico se eleva la demanda de consumo y trabajo, crecen algunos salarios  y esto impacta la vida de las familias y disminuye ese tipo de pobreza. En cambio, la pobreza estructural, es aquella que está ligada íntimamente a las características del mercado laboral, afecta a aquellos que quedan fuera por factores regionales, psicosociales y educativos. Es aquella pobreza que se retroalimenta y genera un círculo vicioso que se hereda en familias degeneración en generación.

 

Es por lo anterior que, aunque en nuestro país llevamos décadas hablando de crecimiento económico y desarrollo, regiones como Enriquillo y otras siguen sumidas en la pobreza, seguimos generando pobres de manera sostenida en el tiempo, dado que el desarrollo general del país no impacta significativamente las economías locales de nuestras provincias. Variables de este desarrollo en las ocasiones que llega a nuestros pueblos solo toca la pobreza coyuntural sin lograr romper las llamadas “trampas de la pobreza” de las que habla el autor colombiano Hugo López Castaño, esas que en ocasiones son individuales: analfabetismo, trabajo infantil, desnutrición, otras que son regionales como las demográficas, falta de aparatos productivos, infraestructuras, entre otras.

 

Regiones empobrecidas como la nuestra, la Enriquillo, ha sufrido el peligro del desarrollo de las grandes urbes que mitigan las estadísticas de pobreza general del país, mientras nuestros municipios se convierten en almacenes de pobres, por ello es necesario replantearnos la políticas de desarrollo para invertir en la gente de nuestras comunidades, en educación, formación técnica, promoción y generación de empleos de calidad con mano de obra calificada, promover la inversión local en emprendimientos he infraestructuras que haga competitivas nuestras provincias frente a las urbes del país.

Sin duda alguna es evidente la necesidad de expandir y democratizar el desarrollo a todas las regiones del país, este es un proceso en el que todos y todas debemos exigir a aportar desde nuestros espacios y desde el ejercicio de la política.

 

 

Autor Dr. Natanael Gutiérrez

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar