Bono de la Primera Vivienda: Un aliado importante para la adquisición de una casa a bajo costo

Por Joan Feliz

En la República Dominicana tener una vivienda propia es un sueño que mantiene muchos dominicanos despiertos. Es que cada día se le hace más difícil a ciertos sectores sociales de la población tener acceso a una vivienda de características básicas, y aunque no se crea, son incontables las familias que no tienen los recursos necesarios para costear el inicial que exigen las empresas desarrolladoras de viviendas cuando van a adquirir una casa.

En esas circunstancias es donde el Bono a la Primera Vivienda o Bono habitacional aprobado en la Ley 189-11 se vuelve un gran aliado de las economías populares o del que sueña con su casa propia y no cuenta con los recursos necesarios para su adquisición. Este bono consiste en el monto de una vivienda construida, a la cual se le reduce el gasto que haya realizado el constructor en la compra de materiales o insumos, los descuentos de ITBIS, con lo que con esta reducción, beneficiando tanto al dueño de los materiales exonerado de impuestos, y beneficiando directamente a los adquirientes.

Los nuevos compradores que califican para el bono habitacional solo tienen que acercarse a las empresas constructoras o si no es una vivienda nueva y necesita de un préstamo hipotecario, a las entidades financieras como son bancos o Asociaciones de Ahorros y Préstamos. El bono habitacional es otorgado por la Dirección General de Impuestos Internos (DGII) por vía de la figura de fideicomiso. A las empresas constructoras se les reconoce el gasto en ITBIS para que estas lo apliquen al valor inicial de la vivienda o del capital del préstamo, cuyo desembolso hará cuando la casa esté construida en un 80 %.

Este bono sin embargo tiene algunas restricciones, como es el caso de que la vivienda en la que se aplicará este incentivo debe haber tramitado su certificación por el Instituto Nacional de la Vivienda (INVI) en calidad de vivienda de bajo costo, según la ley que crea este beneficio éstas son viviendas por debajo de la suma de RD$ 2,600,000.

Para el año 2019 la ley 195-19 fue modificada, situando en  RD$ 3,627,969.76 el tope de estas viviendas, y de la misma manera también se eliminó el cobro del 3% al impuesto de Transferencia Patrimonial para esta modalidad.

La gran  pregunta sería: ¿qué tan útil es este beneficio en la práctica? Se estima que con el Bono Vivienda una persona que adquiere un inmueble considerado de bajo costo, que presenta su certificación de no propiedad en la Dirección Nacional de Catastro puede recibir hasta un descuento de un 11% en el precio total de su inmueble. Por lo regular los bancos comerciales aplican este monto este monto al inicial de la propiedad, pero exigiéndoles a los clientes aportar de un 20 a un 30 por ciento del precio total del préstamo hipotecario, lo que puede traducir en un ahorro de más de 50 por ciento del inicial de la vivienda.

Sin lugar a dudas el Bono Vivienda se ha convertido en un gran aliado, tanto para los adquirientes, como para los desarrolladores, que a través de este sistema y con ayuda de las fiduciarias, pueden financiar los proyectos y lograr incentivar la venta de los mismos con este jugoso descuento que cada día se hace más común ver en los anuncios y en las promociones de muchos proyectos como un atractivo más.

Hace unas semanas el presidente Luis Abinader envió al Congreso una modificación de esta ley, la cual eleva el tope de vivienda de bajo costo a los RD$ 4.5 millones. De materializarse esta petición gubernamental sería una gran iniciativa de cara a ayudar a la siempre olvidada Clases Media, ya que elevaría la calidad del inmueble a adquirir, pasando de ser una vivienda netamente básica a convertirse en una vivienda más adecuada a las necesidades de alguien con los parámetros de la Clase Media.

La constante evolución de esta ley, así como el hecho de que cada año se incremente la inversión en esta modalidad, es una clara muestra de que este incentivo es un formidable aliado del Mercado Inmobiliario y de todos sus derivados.

Por Joan Feliz

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar