Bolsonaro dice que explicará declaraciones sobre dictadura a la Corte Suprema

Por EFE viernes 2 de agosto, 2019

EL NUEVO DIARIO, BRASILIA.- El presidente de Brasil, el ultraderechista Jair Bolsonaro, afirmó este viernes que, pese a que no está “obligado”, explicará a la Suprema Corte del país sus declaraciones sobre la desaparición y muerte del activista Fernando Santa Cruz durante la dictadura militar (1964-1985).

“Aunque no esté obligado, yo presto (aclaraciones). Yo no dije nada grave, voy a hacer la transcripción (de lo que dije)”, afirmó el presidente en declaraciones a los periodistas.

El pasado lunes, Bolsonaro causó polémica al afirmar que el activista, padre del presidente de la Orden de los Abogados de Brasil (OAB), Felipe Santa Cruz, habría sido asesinado por miembros de una facción de la organización política de izquierdas Acción Popular (AP), una versión que no coincide con la de los organismos encargados de investigar los crímenes durante el régimen militar.

Tras las declaraciones, el magistrado del Supremo Tribunal Federal (STF) Luis Roberto Barroso estableció este jueves un plazo de quince días para que el mandatario conteste, sí así desea, a los cuestionamientos.

“¿Qué he dicho de tan grave? Díganme. (Hablé de) lo que tuve conocimiento de la época. ¿He ofendido a su padre? No ofendí a su padre”, expresó Bolsonaro este viernes a los periodistas.

El mandatario lamentó además las muertes perpetradas durante la dictadura militar, aunque volvió a atribuirlas a un “deseo de implantar el comunismo en Brasil”.

“Lamento todas las muertes que ocurrieron en los dos lados. Si no existiera aquel deseo de implantar el comunismo en Brasil, no habría nada de eso, recalcó.

El jueves, pese a las crecientes críticas que despertó en diversos sectores de la sociedad brasileña, Bolsonaro cambió a cuatro de los siete miembros que integran la Comisión Especial sobre Muertos y Desaparecidos Políticos, encargada de investigar los crímenes del periodo militar porque, según dijo, ahora el Gobierno “es de derechas”.

“El motivo es que cambió el presidente, ahora es Jair Bolsonaro, de derechas. Punto final. Cuando ellos (en alusión a los Gobiernos entre 2003 y 2016 del progresista Partido de los Trabajadores, PT) colocaban terroristas allí, nadie hablaba nada”, señaló el gobernante para justificar su decisión.

A lo largo de su carrera política, Bolsonaro, de 64 años, nunca ha escondido la nostalgia que siente por el régimen militar y, desde que llegó al poder el pasado 1 de enero, el ultraderechista ha mantenido el tono que empleó como candidato.

El pasado marzo, el mandatario determinó la conmemoración en los cuarteles del golpe militar de 1964, algo inédito desde que el país retomó la democracia en 1985.

Según la Comisión Nacional de la Verdad, instaurada para investigar los crímenes del régimen militar, durante el periodo se torturó a más de 20.000 personas y asesinó otras 434.

 

Anuncios