Bloqueo versus misiles nucleares

Por Tommy Mejía Pou

El bloqueo que no es tal, es un embargo que fue impuesto no de manera ¨unilateral, injusto e inhumano como política contra el pueblo de una pequeña isla del Caribe¨ sino como respuesta a una serie de agresiones del gobierno comunista cubano contra los EEUU¨.

A grosso modo lo expongo:

EEUU respondió con un embargo comercial y financiero a las expropiaciones de propiedades y bienes estadounidenses valorados en miles de millones de dólares.

Fueron expropiados, entre otros, fábricas, ingenios azucareros y tierras, hoteles, compañías de servicios, compañías comerciales mayoritarias y minoritarias.

Estas expropiaciones nunca fueron pagadas y esto no puede hacerse ¨porque me da la gana¨ sin consecuencias. Las tiene y graves.

Por esto se forjó el embargo sobre todas las exportaciones estadounidenses a la isla, que se fue recrudeciendo en la medida que el gobierno cubano empezó a fomentar guerrillas en el hemisferio y se habría convertido en una seria amenaza para las democracias. Todos recuerdan al Che comandando las guerrillas en Bolivia.

El gobierno comunista cubano reaccionó de manera arrogante al embargo, imponiendo aranceles prohibitivos a las importaciones de productos estadounidenses, inexistentes por los efectos del mismo embargo, quitándole importancia al mismo.

Aunque el embargo afectaba seriamente la economía cubana, Fidel Castro sostenido por más que generosas subvenciones de la URSS, apenas se quejó de las sanciones estadounidenses en los años siguientes.

No fue hasta principios de los noventa, después de la caída del muro de Berlín y el desmembramiento de la Unión Soviética que amenazaba de muerte el Castrismo (el PIB cayó un 38%), que La Habana declaró como objetivo principal de su política exterior la derogación del embargo estadounidense. Mas adelante obtuvieron subvenciones parecidas a las soviéticas con Hugo Chávez en Venezuela, hasta que igual a la URSS también sucumbió.

El embargo no es el único culpable de la hecatombe económica que sufre la isla, hoy el embargo es una ley erosionada por una pléyade de alternativas legales. El pobre desempeño del gobierno cubano ha tenido mucho que ver, probablemente más que el propio embargo, por el resultado de la bajísima productividad del país, que no tiene capacidad para colocar sus productos en los mercados internacionales porque no son competitivos. Las empresas estatales dominan la producción con graves problemas de competitividad. La expulsión de la inversión extranjera y la limitación de la inversión privada nacional actúan como un freno constante al crecimiento del país creando un efecto de asfixia.

A esto se agregan los problemas estructurales de impagos que tiene Cuba, principalmente con el Club de París entró en esta situación en el 2019, tras no poder hacer frente a sus deudas. De los 11,000 millones de dólares a que ascendía la deuda en el año 2015 el Club de París le condonó 8,500 millones, con el compromiso de hacer pagos anuales, lo cual incumplió. Esto provocó que se cerraran automáticamente las vías de financiación, no por el embargo sino por mala paga. Las operaciones comerciales se complican extraordinariamente ya que son las empresas quienes tienen que financiarse y asumir todo el riesgo.

Para Cuba el pago de la deuda es, sencillamente, imposible.

 No obstante, Cuba ha pedido y obtenido financiación de otros países para importar productos a pesar del cierre del mercado estadounidense, lo que explica que el embargo solo afecta una parte del comercio potencial del país, pero no todo. Por esto Cuba tiene margen para explorar alianzas comerciales incluso con otros países occidentales, como Cánada o los europeos. Pero eso dependerá de las decisiones políticas del gobierno cubano y no del embargo estadounidense.

En octubre de 1962 ocurrió un conflicto bélico que tuvo como protagonistas a la Unión Soviética, los EEUU y Cuba: la llamada crisis de los misiles.

Se considera una de las peores crisis registradas en la historia, durante la cual EEUU experimentó una condición de defensa tipo 2 y Cuba por su parte, estuvo muy cerca de involucrarse en una guerra nuclear.

Dicho proceso se produjo tras el embargo económico y el fracaso del presidente Kennedy de invadir Cuba. Debido a esto y con el temor de nuevas invasiones a la isla, Fidel Castro acordó con el líder de la Unión Soviética Nikita Kruschev instalar misiles nucleares de medio alcance en Cuba, lo cual generó que ambos países desplegaran todo su arsenal militar creando una tensa situación.

Luego de un acuerdo donde se le propuso a Kennedy el desmantelamiento de las bases soviéticas de misiles, a cambio de que EEUU asegurara no invadir el territorio cubano de nuevo y que levantara el embargo económico impuesto a Cuba y después de muchas discusiones acordaron que EEUU no invadiría a Cuba, pero el embargo quedaría vigente y de esa manera finalizó la guerra de los misiles.

Queda muy claro que el gobierno comunista de Cuba está dispuesto a cualquier acción contra los EEUU, sin importar que mueran civiles inocentes. Demás está decir que expuso al pueblo cubano a ser víctima de una guerra atómica, a todo el Caribe y al mundo.

La Cuba comunista no es “una indefensa isla del Caribe” a la cual el imperio quiere aplastar.

Levantar el embargo no es “soplar y hacer botellas”, está regido por varias leyes incluyendo la ley Helms-Burton que establece las condiciones requeridas para esos fines. Allí se establece que, entre otras cosas, en consulta con el congreso, el presidente podrá suspender algunas medidas cuando en Cuba se instale un gobierno de transición. Deja muy claro el rumbo que debe tener cualquier negociación. En este proceso la última palabra la tendrá el congreso que es quien está facultado para aprobar el fin del embargo.

Los sistemas comunistas no funcionan. El problema principal no es EEUU; el problema es el gobierno comunista cubano. Pero lo único que les queda para seguir adormeciendo al pueblo, es echarle la culpa a los estadounidenses de todos sus males apelando al mismo discurso socialista de los años 60: Cuba es libre, fuera el imperio que nos oprime, continuemos defendiendo la revolución…han tenido que eliminar el “patria o muerte”, “patria y vida” lo desactivó. Pero tienen el problema de que ya el pueblo cubano no se cree eso; ya sabe que la mayoría de los problemas son internos.

Cuba debe sentarse en la mesa de negociaciones dispuesta a ceder, de lo contrario Estados Unidos no va a levantar el embargo.

Le espera un largo y difícil camino al pueblo cubano, ningún embargo económico ha tumbado a un gobierno. Las consecuencias son las protestas y en la medida que vayan creciendo puede que en las fuerzas armadas cubanas se abra una brecha entre los militares jóvenes y los dinosaurios generales “revolucionarios”,  y se produzca un golpe de estado.

Por Tommy Mejía

Comenta