Bloque de partidos y bloques partidistas

Por Sebastián Yépez jueves 19 de noviembre, 2020

El término bloque de partidos no está definido ni es mencionado en la Ley 33-18 de Partidos, Agrupaciones y Movimientos Políticos, así como tampoco en la Ley 15-19 de Régimen Electoral. Sin embargo, sí es mencionado, aunque no definido, en el artículo 178 de la Constitución que versa sobre la integración del CNM. El 178.3 lo menciona de la siguiente manera: El CNM estará integrado por “un senador o senadora escogido por el Senado que pertenezca al partido o bloque de partidos diferente al del presidente del Senado y que ostente la representación de la segunda mayoría”.

Cuando analizamos el art. 178.3, el término bloque de partidos no está definido, pero al estar compuesto por la palabra “partidos” en plural, deja entrever que este bloque lo integran dos o más partidos. Esto lo confirma el hecho de que, cuando el constituyente quiere hacer referencia a un solo partido, menciona “partido” en singular justo antes de mencionar “bloque de partidos”. En consecuencia, se interpreta que bloque de partidos es el conjunto de dos o más partidos. Y si esto fuera poco, ese término se introduce por primera vez en la reforma constitucional del 2010, puesto que, desde la reforma de 1994, solo se requería que ese senador fuera de un partido diferente al del presidente del Senado.

La reforma anterior al 2010 en su art. 64, establecía que integrarían el CNM: “El presidente del Senado y un senador escogido por el Senado que pertenezca a un partido diferente al partido del presidente del Senado”. Por tanto, el constituyente cuando introduce “bloque de partidos” en el 2010, es con pleno conocimiento de que lo integran dos o más partidos que han decidido ir aliados al proceso electoral.

Por lo anteriormente expuesto, podemos deducir que bloque de partidos es sinónimo de alianza ya que la misma se define en el artículo 2 de la Ley 15-19 de Régimen Electoral, de la siguiente manera: “Acuerdo establecido entre dos o más partidos para participar conjuntamente en uno o más niveles de elección y en una o más demarcaciones electorales”. Por lo tanto, el constituyente en el art. 178.3 de nuestra Constitución, busca que el senador que ha de ser escogido por el Senado pertenezca a un partido o bloque de partidos diferente al del presidente del Senado, es decir, que no hubiera ido aliado mediante el mismo bloque de partidos con el presidente del Senado en el último torneo electoral.

Ahora bien, surge otro pequeño debate si nos vamos al reglamento del Senado, que en sus arts. 113 y 114 se refiere al término bloques partidistas, y lo define de la siguiente manera: Art.113.- “Los bloques partidistas son el conjunto de senadores pertenecientes a un mismo partido o agrupación política, cuya finalidad es encausar las decisiones político-partidarias y representarlos en los órganos de decisión del Senado”. Art.114.- “Los bloques partidistas están constituidos por dos o más senadores, pertenecientes a un mismo partido o agrupación política”.

El reglamento define bloques partidistas como senadores pertenecientes a un mismo partido, además, que solo se pueden conformar dentro del Senado. En consecuencia, bloque de partidos es totalmente diferente a bloques partidistas.

El bloque de partidos, que también lo podríamos denominar alianza, y que los partidos que lo conforman son aliados para las elecciones, se conforman con un fin electoral, y los bloques partidistas son senadores pertenecientes a un partido determinado con el fin de seguir una línea partidaria, y se conforman dentro del Senado.

Los senadores del período 2006-2010 que participaron en la Asamblea Nacional Revisora como asambleístas para la reforma del 2010, fueron los mismos que elaboraron y aprobaron el todavía vigente reglamento del Senado. Esto último lo hicieron, solo meses después de haber reformado la Constitución y antes de que concluyera el cuatrienio. Esto indica, que establecieron “bloque de partidos” en la Constitución, y “bloques partidistas” en el reglamento, a sabiendas de que los conceptos que estos representan son distintos.

Aunque las alianzas según la Ley 15-19 sean de carácter transitorio, no se puede obviar que las curules que se ganaron fueron gracias a las mismas, y que algunos de sus efectos perduran por todo el cuatrienio. Como es, por ejemplo, lo relativo a la procedencia del senador que ha de integrar el CNM.

La Constitución está por encima de leyes y reglamentos, se interpreta de manera evolutiva e integral, requiriendo siempre el buen uso de la hermenéutica para su entendimiento.

POR SEBASTIÁN YÉPEZ

 

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar