Bienvenido al mundo real señor Donald Trump

Por Humberto Salazar Viernes 24 de Marzo, 2017

Nadie sabe lo que tiene hasta que no lo pierde y esto se va a pagar en las urnas si los miembros de la cámara de representantes republicanos se atreven a aprobar los cambios drásticos propuestos al Afordable Care Act, mejor conocido como Obamacare, cuyo desmantelamiento es una de las grandes promesas de campaña del Presidente de los Estados Unidos Donal Trump.

Fue patético lo que ocurrió en las últimas 24 horas, se suponía que la propuesta debía votarse la noche del jueves, donde un grupo radical de su propio partido enfrentó al nuevo presidente de los Estados Unidos, a quien hicieron despertar de su sueño de que es el hombre mas poderoso del mundo.

Un estudio que publicó La Oficina de Presupuestos del Congreso norteamericano ha sido lapidario, habla de que la propuesta republicana dejaría sin cobertura de salud a 14 millones de personas en el primer año y esto subiría a 24 millones en los próximos 10 años, sumarían cerca de 55 millones de estadounidenses lo que no tendrían acceso a seguro médico.

En un país donde la causa número uno de quiebra económica de las familias es precisamente el tener que pagar por una enfermedad, mas el cálculo del estudio antes mencionado de que el costo actual subiría alrededor de un 20% en los próximos dos años, da una idea de la locura que significa tratar de aprobar algo como lo propuesto por la Casa Blanca.

Ya se han visto grandes protestas de parte de las audiencias locales que han tenido los miembros de la cámara de representantes a sus comunidades, porque los grupos de ciudadanos se están enfrentando a la posibilidad de perder lo que ganaron siendo incluidos en un seguro de salud en el país del mayor costo de servicios médicos en el mundo.

El Obamacare hizo obligatorio que todos los trabajadores sean incluidos en la atención sanitaria, creó nuevos impuestos para subsidiar a los menos favorecidos y comenzó a otorgar servicios a entre 25 y 30 millones de personas, creando una cobertura de salud inexistente hasta ese momento, siendo este un increíble caso de exclusión de un derecho fundamental en la principal economía del mundo.

Desmantelar todo esto tendrá evidentemente un alto costo político, como tema de campaña y retórica discursiva, era algo que unía a la derecha republicana, que se resiste a aceptar cualquier política pública que signifique obligatoriedad, bajo el argumento muy estadounidense de que a ninguno de sus ciudadanos se les debe obligar a realizar ningún acto en sus vidas.

Esta es una prueba de fuego para Trump, un presidente que en sus primeros dos meses de gobierno ha sido enfrentado y vencido por los jueces que han bloqueado sus dos decretos para impedir el ingreso de nacionales de 7 países islámicos y en este momento se enfrenta a un cerco con el tema de la intervención rusa en la pasada campaña electoral.

Se suponía que un triunfo de Trump con sus congresistas poniendo sobre el altar propiciatorio al Obamacare, hubiera podido lanzar, no relanzar porque nunca ha arrancado, a una presidencia agobiada por renuncias de funcionarios sin siquiera comenzar su trabajo, tuiters presidenciales desmentidos por el FBI y los organismos de inteligencia, cuestionamientos éticos con acusaciones de nepotismo, entre otras cosas.

Pero no podrá ser, ya que aunque hoy viernes se apruebe lo que presentó el líder de los republicanos en la cámara de representantes Paul Ryan, si no se llega a un acuerdo racional sobre este tema, esto será derrotado cuando llegue al senado donde la ventaja del partido republicano es solo de 52 a 48, es decir amplias posibilidades de ser rechazado.

Lo paradójico de todo esto, es que quienes han humillado a Trump, es el grupo de su partido que se podría suponer se sentiría más representado por el, los fundamentalistas que quieren que se desmantele totalmente el Obamacare, quienes ahora le exigen que cumpla la palabra que dio en la campaña electoral de que una de sus primeras medidas como gobernante sería esta.

Es más, acusan a Trump de traicionar lo que fueron sus propuestas, denominando a lo que fue presentado como un Obamacare lite, ya que mantiene servicios tales como entrega de servicios de emergencia, cuidado siquiátrico, el cuidado materno infantil, la medicina preventiva, que dicen ellos aumenta los costos para los usuarios.

Han sobrado las amenazas de Trump a los congresistas, parece que se olvida que no está dentro de un guión de un show televisivo, les advirtió que trabajaría para que perdieran sus escaños (hay elecciones en el 2018) y cerró la noche del jueves advirtiendo de que no se va a negociar mas y que si no lo complacen dejara vigente el Obamacare.

Lo que está perdiendo en respetabilidad la presidencia de los Estados Unidos en tan corto tiempo augura serias dificultades para el mundo desarrollado en los próximos meses, lo que enfrenta Trump en estos momentos en el congreso de su país, no es solo lo que podría ser el rechazo una de sus promesas principales de campaña, desmantelar el Obamacare, es que por el mismo agujero negro se podrían ir el resto de las locuras que prometió, entre ellas el famoso muro con México.