Belkis M. Marte

Por Ramón Saba jueves 1 de octubre, 2020

Nació el 21 de septiembre de 1966 en El Tablazo, San Cristóbal. Su nombre completo es Belkis María Marte Martich.

 

Ensayista, narradora, poeta, dramaturga, filántropa y sobre todo, escritora de literatura infantil-juvenil, incluyendo cuentos biográficos (memorias). Es licenciatura en Ciencias del Comportamiento de Mercy College, en Estados Unidos de Norteamérica. Trabaja desde hace muchos años como paraprofessional en la junta de Educación de la ciudad de New York, ciudad en la que reside desde mucho tiempo. Ha colaborado como Maestra de Ceremonias en algunas actividades realizadas por colegas suyos. Constantemente regresa a su lar natal a compartir con niños y padres de las comunidades vecinas, a los que les lee sus obras infantiles y les obsequia sus libros.

En el haber bibliográfico de Belkis M. Marte se encuentran los títulos Memorias de mi Infancia/My childhood Memories (Cuentos biográficos); De ti Depende el Color de la Noche/You choose the color of the night (Poesía); El Girasol Haragán/The lazy Sunflower (literatura infantil); Banana y Zanahoria sueñan ser Libres/ Banana & Carrot dream of freedom (Literatura infantil) y Una Chiquita Gigante/A Giant Little Girl (literatura infantil). Todas sus obras están transcritas en español e inglés, y esta última está siendo reeditada por mí, con la participación como traductora de la reconocida escritora residente en la diáspora Rhina P. Espaillat, con bellas ilustraciones del artista plástico Ezequiel Molina, diagramación de Ludwig Medina y será impreso por Impresora Soto. Sus cuentos y poemas han sido publicados en importantes medios de comunicación, tales como la revista virtual “Visítame Magazine”, que sale a la luz mensualmente y para la cual colabora con poemas, historias y reflexiones literarias, así también en la revista “LL JOURNAL” de la Universidad de CUNY.

Belkis M. Marte ha recibido importantes reconocimientos, siendo los más notables el Premio Fradique Lizardo, por sus aportes literarios a la cultura de su pueblo natal, San Cristóbal y además certificaciones por su asistencia a ferias de libros y de talleres de poesía y cuentos.

La gestora cultural Rosina Anglada nos recuerda que Belkis M. Marte presenta sus vivencias con un estilo narrativo sin artificios, llano, tal cual la vida; las que tienen un valor cultural identitario que debe ser dado a conocer y valorar, costumbres que hemos perdido por la “modernidad” y el vértigo de la prisa.

La escritora Gisela Vives considera que Belkis M. Marte es una escritora y poeta a la que tengo el privilegio de contarla entre mis más apreciadas amigas porque la admiración que siento por ella es intelectual y afectiva como un gran ser humano que es. Belkis escribe para los niños cuentos y memorias que indudablemente enriquecen y amplían el mundo de estos porque los pasea por el pasado y les marca el sendero promisorio del gusto por escribir y leer. Su voz poética es rica, sensible y amalgama en ella el amor en todas sus dimensiones, la protesta social y la sublime invitación al perdón. Belkis M. Marte es una voz viva y coherente que estoy segura perdurará.

Finalmente, el escritor y editor Edgar Smith nos dice que Belkis M. Marte apuesta con determinación y honda sensibilidad a la noción de que el poeta se hace. Si bien es una narradora innata y versátil, en cuyos textos priman la moraleja (literatura infantil), La esperanza, el humor y la condición humana, muchas veces desde su ángulo más optimista, también ha venido demostrando que la poesía es una vocación que descubrió más tarde o la que tal vez hibernaba dentro suyo, y sólo al ponerse en contacto con el mundo literario vino a darse cuenta de que la llamaba a gritos. Sea como fuere, Belkis M. Marte es una prolífica escritora que asume su rol con seriedad, talento y creciente pasión.

Particularmente, admiro la creatividad y espontaneidad escritural de Belkis M. Marte; la candidez de su corazón humilde pletórico de sensibilidad social y su desprendimiento económico y espiritual que la motiva a llevarle su obra a los niños desprovistos de espacios culturales, ya que no limita su periplo cultural a las escuelas, sino que se traslada a patios, galerías de moradas pobres y hasta a colmados para regalarles un rato ameno con la lectura de uno de sus libros.

Concluyo esta entrega de TRAYECTORIAS LITERARIAS DOMINICANAS con unos versos hexasílabos de su poema “Besar”, en el que describe el beso de una manera muy especial:

Es bailar bolero,

no sé si lo ves;

usando los labios

en vez de los pies.

 

Por Ramón Saba

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar