Basura, deudas, quiebra institucional y de confianza, es el Santiago que recibirá Abel

Por lunes 15 de agosto, 2016

EL NUEVO DIARIO, MUNICIPIO SANTIAGO.- Una ciudad inundada de basura, deudas ascendentes a unos 500 millones de pesos, cientos de empleados sin cobrar dos y tres meses, con una quiebra institucional que traduce entre otras aristas, desconfianza y falta de credibilidad en la población, es parte del legado que recibirá este 16 de agosto, el nuevo alcalde de este municipio, el peledeísta Abel Martínez.

Al panorama descrito se adicionan decenas de obras sin terminar, que fueron aplazadas por la estridencia reeleccionista del Alcalde saliente Gilberto Serulle, que se desenfocó de los objetivos fundamentales de limpieza, ornato y dar mantenimiento a las vías, cumplir con el presupuesto participativo de las comunidades, y dejar las obras trascendentes al presidente de la nación.

Ese cuadro fue reafirmado por el mismo Serulle al conversar con la prensa, precisando que construyó más de 500 obras desde que asumió el cargo electivo el 16 de agosto del 2010, principalmente casas-clubes, viales, saneamientos de cañadas, proyectos habitacionales, complejos deportivos y plazas comerciales para los vendedores informales callejeros.

Confesó a los medios de comunicación, que no pudo saldar las deudas de 100 millones de pesos con las empresas recolectoras de desperdicios. Pero con exactitud no se sabe cuánto debe a maestros contratistas de obras.

Sobre el penoso caso de los casi 800 empleados y pensionados sin cobrar, responsabilizó al Banco de Reservas, porque no le dio uso debido a la línea de crédito, a lo que se sumó la actitud de la Corporación del Acueducto y Alcantarillado de Santiago (CORAASAN) y la Empresa Distribuidora de Energía del Norte (EDENORTE), que les quedaron debiendo varios meses por distintos servicios.

Explicó, “una parte de la empleomanía no cobró su sueldo de julio pasado, debido a que el Banco de Reservas le dio un mal uso a una línea de crédito, y porque CORAASAN solo me pagó 4 millones de 24, mientras que EDENORTE tiene varios meses atrasados con una cuota mensual de 2.6 millones de pesos”.

POR HILARIÓN ISALGUÉZ

Anuncios