Basilio Belliard

Por Ramón Saba jueves 10 de mayo, 2018

Nació en Moca, provincia Espaillat, el 20 de mayo de 1966. Su apellido materno es Salceo

 

Poeta, ensayista, editor y crítico literario.  Estudió Educación, mención Filosofía y Letras en la Universidad Autónoma de Santo Domingo, en la que formó parte del Taller Literario César Vallejo, y donde además enseña para las Escuelas de Letras e Historia y Crítica de Artes, de las Facultades de Humanidades y Artes, respectivamente. Hizo estudios de Literatura Hispanoamericana en New Mexico State University y de Docencia Universitaria en la Universidad Católica Santo Domingo, graduado con honores Summa Cum Laude, donde fue profesor en la escuela de español durante varios años.  Tiene  un Máster Universitario en Filosofía en un Mundo Global por la Universidad del País Vasco y la Universidad Autónoma de Santo Domingo, titulado Filosofía y poesía, una relación histórica de atracción y repulsión. Fue subdirector de la revista Xinequema, Director de Gestión Literaria, Director General del Libro y la Lectura y director-fundador de la revista País Cultural, del Ministerio de Cultura de República Dominicana. Ha colaborado para diversas revistas y diarios de circulación nacional e internacional. Actualmente, prepara su tesis doctoral con la misma universidad titulada Tiempo, soledad y pensamiento en la poesía de Octavio Paz. Ha participado en múltiples encuentros, congresos, ferias, festivales y talleres en el país y en el exterior (Colombia, Venezuela, Perú, Argentina, México, Puerto Rico, Nicaragua, Panamá, Cuba, Costa Rica, Estados Unidos, Italia, Francia, Uruguay, Haití y España), tanto como asistente regular como expositor.

Posee un vastísimo haber literario, distribuidos en diferentes género; por ejemplo en poesía: Diario del autófago; Vuelos de la memoria; Sueño escrito; Balada del ermitaño y otros poemas; Los pliegues del bosque; Piel del aire; Prácticas de sueños; Sueños insulares (Revés insulairesPerdido). Antología poética personal, 2015; Sed de aire. Antología poética personal y Llama que no quema. En narrativa: Oficio de arena (minificciones fantásticas). Ensayos: Poética de la palabra. Ensayos de teoría literaria; El búho y la luna. Entrevistas a José Mármol; La narrativa de Avelino Stanley; Soberanía de la pasión; El imperio de la intuición; Escrito en el vacío. Máximas, sentencias y aforismos:Las voces del juicio. Entrevistas a críticos-escritores dominicanos y Ritual de las ideas. Artículos. También ha hecho producido importantes antologías como: La espiral sonora. Antología del poema en prosa en Santo Domingo, 1900-2000; Puente de palabras. Compilación de poesías costarricenses y dominicanas; Plata Caribe. Poesía dominicana y uruguaya del siglo XXI; Máscaras de Orfeo. Poesía brasileña y dominican; Quedar en lo cantado. Selección de poesía contemporánea dominicana y argentina; Palabras de una isla. Antología de la poesía dominicana y haitiana; La poesía del siglo XX en República Dominicana; La canción del olvido y otros poemas postumistas; Aída Cartagena Portalatín. Textos escogidos; Domingo Moreno Jimenes. Entre dos crepúsculos. Antología poética y Manuel del Cabral. Compadre Mon.

 

Basilio Belliard ha sido receptor de importantes reconocimientos y premios por su obra literaria; entre los más importantes podemos señalar que obtuvo el Premio Nacional de Poesía 2002 con su libro Sueño escrito. Textos suyos ha sido traducido al francés, portugués e italiano. En 2015 fue profesor invitado por la Universidad de Orleans, Francia, ocasión en que la editorial Paradigme le editó la antología poética bilingüe Sueños insulares (Revés insulaires), traducida por Catherine Pelage y Francoise Morcillo. Su obra ha sido recogida en importantísimas antologías, revistas y periódicos, tanto locales como extranjeros, gozando de una crítica que le reconoce gran calidad intelectual y literaria.   Ha sido Huésped de honor de la Alcaldía Municipal de Granada, por su participación en el VII Festival Internacional de Poesía de Granada, Nicaragua, en febrero de 2011; Huésped de honor de la Alcaldía de Salamanca por su participación en el XV Encuentro de Poetas Iberoamericanos, en homenaje a Miguel de Unamuno, realizado en Salamanca el 8 de septiembre de 2012 y obtuvo un reconocimiento especial de la Academia Militar Batalla de las Carreras de las Fuerzas Armadas de la República Dominicana, dado el 13 de septiembre de 2007; entre muchos otros.

 

Elizabeth Quezada se identifica con Basilio Belliard en cuanto a que le gusta la poesía erótica que no sucumbe a lo inmoral, a lo vulgar. Agrega que hay una lista de poetas de todo el mundo (aunque se circunscribe a New York) que está haciendo nuevos aportes a la poesía posmoderna. Asegura que la lírica de Belliard es impecable y nos conmueve dando paso, como decía Octavio Paz, a esa llama doble.

 

El poeta Néstor Medrano opina que Basilio Belliard es un poeta de amplia formación y de criterios propios, hijos de una experiencia con el quehacer literario, de una entrega y de un oficio que propugna por la lectura sobre todas las cosas, e incluso, siente, piensa, cree, que en República Dominicana hacen falta más lectores, e incluso que se escriba menos y se lea más. No tiene reparos para hablar desde la crítica misma, a un sistema de cosas que, en el sentido estricto de la crítica literaria, lo lleva a decir que esa crítica que se hace es estéril. Es puntilloso al referir que los escritores dominicanos se olvidan de leer y solo se interesan por escribir, y, hace falta más lectura.

 

Finalmente, el escritor Luis Martín Gómez asegura que Basilio Belliard es tan formal que se pudiera pensar iba para cura. Está seguro que él fue ese joven correcto que las señoras del barrio soñaban para sus hijas. Siempre cortés, siempre elegante, por momentos cualquiera imaginaría a este poeta con capa, sombrero y flor en la solapa. No padece, por fortuna, este anacronismo que todavía algunos enarbolan con engolamiento de la voz, melena hirsuta e higiene escasa, y expresa, en cambio, su egolatría a través de la erudición y la calidad de su obra. (El revolucionario auténtico pone el pellejo para defender su causa; el poeta, el verso y nada más). Pero el Basilio “buena gente y seriecito” lleva la música por dentro y no sólo escribe poesía (que es un acto de locura en una sociedad orientada al consumo de cosas inútiles) sino que además la hace erótica (otro estallido de rebelión en una sociedad mojigata que algunos domingos hinca su hipocresía en un banco de iglesia).

 

Concluyo esta entrega de TRAYECTORIAS LITERARIAS DOMINICANAS con un poema de Basilio Belliard:

 

Manjar de los instintos

 

Nada detiene las alas

ni su reposo de danza silenciosa.

Sólo el manjar de los instintos

sacia vientres de polvos mortales.

Nadie ni su nombre

silencia unos labios desterrados,

desnudos en unos ojos

con fondo de Franz Lizst

y cielo de Mozart.

Sólo,

ahora y en la hora

de nuestra carne –

consumada en arena y polvo.

Por Ramón Saba

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar