Balaguer, el reformismo y la política agraria de Danilo

Por Humberto Salazar lunes 23 de octubre, 2017

Dándole seguimiento al periplo que realizó en el día de ayer el Presidente Danilo Medina por varios de los ocho proyectos que ha puesto en marcha el gobierno para la recuperación de la foresta de una gran parte del país, que ha sido devastada por la mano implacable del hombre que, como en muchas partes del mundo, tuvimos que rememorar la última campaña electoral que realizó el Presidente Joaquín Balaguer en el año 2000.

En nuestro caso, tuvimos el honor de ser parte del grupo de 7 personas que escogió Balaguer como dirección de campaña, y por lo tanto fuimos testigos presenciales de cada uno de los discursos y de los temas que fueron recurrentes en lo que era su despedida de las multitudes que lo acompañaron en gran parte de su vida publica.

Como una jugarreta del destino, que es tan impredecible como el futuro, sus adversarios fueron Hipolito Mejía, quien resultó ganador por el Partido Revolucionario Dominicano, y Danilo Medina, actual Presidente de la República, el cual fue derrotado en las urnas y rechazado por la mayor parte de la dirección reformista de aquel entonces, que ya hacia rato tenían su ¨chiva amarrada¨ aprovechando la indefensión y aislamiento a que sometieron a Balaguer.

Pues el centro de los discursos del líder y fundador del PRSC fue el tema del apoyo al campo y la restauración y protección de la foresta, parecía que Balaguer con sus palabras lo que estaba era advirtiendo lo que venía sobre los mas excluidos de la sociedad dominicana, que históricamente han sido los productores agrícolas, y pensaba que era su deber dirigir sus palabras a la juventud dominicana para que recordara siempre sus palabras.

Decía el Presidente Balaguer en Puerto Plata en el mes de marzo hace ya 17 años: ¨Si gana el Partido Reformista, volverá con nosotros la verdadera reforma agraria, cada familia dominicana podrá vivir y morir en una casa propia, el campo volverá a florecer y cada agricultor, como los del Valle de San Juan y los Del Valle del Cibao por ejemplo, podrán vivir de sus habichuelas cómodamente, y podrán vivir sin la zozobra de que podrán ser reemplazados por un productor extranjero¨.

Desde que fueron dichas esas palabras, ningún gobierno había dirigido tantos recursos, apoyos organizativos y presencia física de un presidente en el campo dominicano, como durante estos poco mas de cinco años en que Danilo Medina ha encabezado el poder ejecutivo, y uno de sus proyectos estrella es la intención múltiple de reforestar y proveer a los campesinos que viven en zonas dispersas de una forma de vida decente garantizando al mismo tiempo la protección del medio ambiente.

Ha sido notable la coincidencia de objetivos entre la política agraria de Balaguer y la de Danilo, tomando en cuenta que la República Dominicana del 2017 no es la del 1966, sin embargo las metas estratégicas en la practica son las mismas a pesar de los mas de 50 años transcurridos, porque al fin de cuentas los problemas son los mismos aunque en una peor situación en la actualidad.

Ambos se han planteado la protección y reconstrucción de la biodiversidad perdida, proteger playas, ríos y especies marinas, garantizar que las futuras generaciones cuenten con agua potable, trabajar para restaurar la frondosidad de los arboles de los bosques tan dañados, en unos casos por la ambición de los que los derriban para lucrarse económicamente y como forma de subsistencia por los mas pobres.

En una de sus paradas en el día de ayer, el Presidente Danilo Medina dijo que su esperanza es ¨proteger al país de la deforestación y que nos quedemos sin agua¨, en esta frase se resume una preocupación por las próximas generaciones de dominicanos que se encuentran, en caso de que sigamos el camino de destrucción de nuestros bosques, con la posibilidad cierta de morir de sed en un futuro que no es tan lejano como podamos pensar.

En la época de Balaguer este contribuyó con medidas de protección y hasta fuerte represión a quienes depredaban los bosques, las áreas protegidas de Los Haitíses, la loma Nalga de Maco, la Sierra de Neyba y cerró desde que llegó al poder los aserraderos que derribaban los arboles de la cordillera central.

Ahora le toca a Danilo reconstruir con una inversión sobre los 8 mil millones de pesos en 3 años, toda la zona destruida por la mano del hombre en Hondo Valle, Juan Santiago, Sabaneta, Monción, Padre Las Casas, Los Blancos, Enriquillo, todos proyectos agroforestales que buscan, ademas de devolver el verdor a nuestras montañas, construir un profundo y permanente cambio de vida a los campesinos involucrados en estos proyectos, que ya son modelo en la región.

Mientras se intenta en la ciudad crear una cultura exportadora, de modo que la República Dominicana pueda convertirse en un país capaz de, no solo producir sus propios alimentos, sino en que la agricultura sea uno de los pilares de nuestro desarrollo, como corresponde a nuestro clima tropical, en forma paralela se va construyendo la infraestructura que proveerá a los diversos sectores con capacidad de describir y explotar nuevos mercados, de los productos de calidad que se requiere en esta época de economías abiertas.

Cuando Danilo habla de que ¨Son beneficios millonarios. El número de dinero que se generará cada año es de miles de millones de pesos. Imagínense que comunidades como Hondo Valle y Juan Santiago puedan recibir mil millones de pesos por año¨, para los que conocemos y hemos viajado por esa zona del país, que tiene una demografías negativa por la pobreza y la marginalidad a que ha sido sometida por décadas, nos es difícil imaginar esa cantidad de dinero como ganancia de los proyectos emprendidos por el gobierno.

El compromiso con el gobierno para con estos campesinos debe estimular a muchos de los sectores citadinos, que creen que los dominicanos solo somos los que vivimos en las ciudades, a voltear la vista a lugares que son claves para el futuro del país como es la zona boscosa de la República, hasta ahora todos los fondos provistos para sembrar ya el 20% de lo proyectado provienen del presupuesto nacional, si no aparece financiamiento externo, dijo el presidente que seguirán dando los fondos para hacer que ¨Reforestemos Quisqueya¨ sea una realidad para el año 2019, sin embargo, eso es solo un ejemplo de lo que podemos hacer entre todos.

Solo nos queda felicitar al Presidente Danilo Medina por su compromiso con los hombres y la mujeres del campo dominicano, es la acción mas patriótica y nacionalista que podría emprender gobierno alguno, cada dominicano que emigra de la región fronteriza. por falta de oportunidades para progresar, es sustituido por un extranjero, y cada región del país que a través de la reforestación y la producción de productos de consumo mantiene a nuestros campesinos cerca de la tierra que nos da de comer a todos, es una acción patriótica, muy por encima del patrioterismo de boca de tantas vedettes mediáticas de la República Dominicana.

En esto consiste la soberanía decía el Presidente Joaquín Balaguer, en la capacidad de tienen los pueblos de producir lo que comen, que es el primer derecho humano después del de mantenerse vivo.

Comenta