Autoridades de Panamá establecen cordón zoosanitario por brote rabia bovina

Por EFE lunes 27 de enero, 2020

EL NUEVO DAIRIO, PANAMÁ.- Las autoridades de Panamá establecieron un cordón zoosanitario en una área del centro-sur del país debido a un brote de rabia bovina e inició la captura de los murciélagos que transmiten esta enfermedad infecto-contagiosa de origen viral que puede afectar a los humanos.

El Ministerio de Desarrollo Agropecuario (Mida) informó este sábado de que el brote de rabia paralítica bovina se detectó en el distrito de Mariato, provincia de Veraguas, y que el cordón zoosanitario implica una cuarentena en un área equivalente a un radio de 10 kilómetros a partir del foco.

Se han adoptado otras medidas, como la vacunación de los animales dentro del área de cuarentena, la vigilancia para detectar oportunamente cualquier otro caso en el área del foco, así como la captura de murciélagos hematófagos, que son los transmisores de la rabia paralítica bovina.

El Ministerio de Desarrollo Agropecuario indicó que la rabia paralítica bovina es una zoonosis que se transmite al humano cuando el murciélago también chupa sangre de las personas.

Esa enfermedad viral afecta, generalmente de manera moral, el sistema nervioso central de los animales de sangre caliente, incluyendo al hombre.

“El murciélago hematófago es el reservorio y portador del virus, situación que se presenta cada año, por lo que se debe mantener la vigilancia y control de este vector”, indicó un comunicado oficial.

La captura de los murciélagos hematófagos, que son los que afectan al ganado bovino, se realiza mediante redes de neblina.

Al espécimen se le aplica un anticoagulante en el torso, que por los hábitos de higiene del animal, termina compartiendo con otros, por lo que “un solo murciélago que se le aplique el producto, puede acabar con otros 20 a 25 en la cueva”.

“Los murciélagos no solo transmiten rabia, sino también otras enfermedades al ganado bovino. Las mordeduras producen hemorragias que, por lo general, en los animales jóvenes causa severos problemas de anemia, así como cuantiosas pérdidas económicas para el productor”, dijeron las autoridades panameñas.

En Panamá desde 1926 se reporta la presencia de murciélagos hematófagos o vampiros, conocidos también científicamente con el nombre de Desmodus Rotundus.

El primer caso de rabia bovina diagnosticada en Panamá fue el 1O de julio de 1957, de una muestra proveniente de Jaqué, provincia de Darién, fronteriza con Colombia.

Anuncios