Australia refuerza la lucha contra el espionaje ante la injerencia de China

Por EFE lunes 2 de diciembre, 2019

EL NUEVO DIARIO, SÍDNEY, AUSTRALIA.- El gobierno de Australia anunció este lunes la creación de un cuerpo de inteligencia especial para combatir el espionaje y la injerencia extranjera, en el marco de las crecientes preocupaciones que supone la amenaza de China.

El primer ministro australiano, Scott Morrison, advirtió sobre la “evolución” de la amenaza exterior y remarcó que este nuevo equipo coordinará a todas las agencias de inteligencia del país para ayudar a “identificar, desmantelar y juzgar” a aquellos extranjeros que atenten contra la seguridad nacional.

“Desarrollará nuevas capacidades para investigar, impulsar investigaciones, actuar contra las actividades o procesar” a los sospechosos, dijo Morrison en una rueda de prensa en Canberra retransmitida a través de su perfil en las redes sociales.

El mandatario apuntó que otra de las tareas de esta fuerza especial es analizar “las sofisticadas actividades de deEl equipo especial, que contará con un presupuesto de 87,8 millones AUD (59,5 millones USD o 54 millones EUR), forma parte de un departamento contra la interferencia extranjera dependiente del Ministerio del Interior australiano, apuntó el primer ministro.

EVITÓ MENCIONAR EXPLÍCITAMENTE A CHINA

Durante el anuncio, Morrison evitó mencionar explícitamente a China, país sobre quien reposan varias acusaciones de injerencia política en Australia.

Las autoridades australianas confirmaron en noviembre que investigan “activamente” si China intentó infiltrar a un espía en su Parlamento, después de que una investigación periodística del Canal 9 denunciara que la inteligencia china ofreció a un empresario financiar su candidatura al Legislativo.

La denuncia tuvo lugar un día después de que los diarios del Grupo Nine publicaran que un desertor chino implicado en acciones en Australia, Hong Kong y Taiwán reveló a la Organización Australiana de Seguridad e Inteligencia (ASIO) cómo Pekín financia y lleva a cabo actividades de interferencia política en estos lugares.

En los dos últimos años, al menos dos diputados australianos, la conservadora Gladys Liu, y el laborista Sam Dastyari, fueron relacionados con el Partido Comunista Chino o con empresarios vinculados a Pekín.

ALERTA DE AUMENTO DE ESPÍAS

ASIO alerta desde el año pasado del aumento de los espías y las interferencias extranjeras a “una escala sin precedentes” en Australia pero hasta la fecha nunca ha acusado directamente a China.

Desde 2018 Australia ha aprobado una serie de leyes contra la interferencia extranjera en su política doméstica, así como en sus universidades, además de reforzar las medidas contra el robo de datos de sus sistemas informáticos.

China es el principal socio comercial y mayor consumidor del carbón de Australia, con una balanza comercial de 131.500 millones de dólares (118.800 millones de euros), lo que supone un 29 % del comercio exterior australiano.

No obstante, las fricciones políticas sí afectan a algunas decisiones estratégicas relacionadas con la economía y el año pasado Australia bloqueó la entrada de las empresas chinas Huawei y ZTE en las concesiones de su red de quinta generación (5G) por razones de seguridad.

 

Anuncios