Aura, Mujer sin dobleces

Por Marino Feliz Rodríguez lunes 12 de abril, 2021

-Les voy a narrar unos hechos que les parecerán sacados de una novela de ficción pero os aseguro que son tan ciertos como que el Sol calienta.

Comenzamos: Se llama Aura (nombre ficticio para proteger su identidad) tiene 62 años de edad y trabajó durante 41 años en el Estado dominicano.

Se inició  como maestra de escuela primaria en el año de 1979, luego siguió trabajando en las labores docentes de manera ininterrumpida hasta el año 2004, que la designan como Consejera Consular en el Consulado de La República Dominicana en Haití, allí estuvo hasta que la sorprendió un decreto presidencial en el mes octubre del año 2020.

Eso es ó ha sido normal con cada cambio de gobierno en nuestro país con los traspasos de mando de un partido por otro. Aura sonríe y clama -Nada, estamos en democracia.

Pero Aura, si usted la ve pensara que es hermosa y con una figura que no revela su diabetes tipo 1, dependiente de insulina, su alta presión arterial, sus complicaciones en los riñones (necesita diálisis) y su único sustento era ese trabajo que el decreto se llevó.

Ella es de un pueblo lejano del Sur, y a pesar de sus condiciones de salud está luchando porque se les reconozcan sus Derechos Fundamentales adquiridos como empleada de la carrera docente y que sus 41 años como servidora pública y 62 de edad la hacen merecedora de una pensión por antigüedad que debió ser reconocida automáticamente por el Ministerio de Relaciones Exteriores (MIREX), de acuerdo con el artículo 1, de la ley 379-81, de pensiones y jubilaciones, y en cambio, se la regatean y niegan en los tribunales competentes de RD, pero Aura, confía en el sistema jurídico del país y mientras, espera, como espera cada semana para darse su diálisis.

Ya el banco la mando al departamento legal para que la echen de su casa porque lleva 3 meses que no paga el préstamo al que aún le quedan 2 años por pagar; su esposo siembra y cultiva un pequeño cónuco en el campo que le sirve para recoger los víveres que consumen en el hogar, pero que ya no pueden pagar el envío de las cajas para la capital; sus dos hijas una es autista y la otra sufre de parálisis cerebral desde hace 10 años producto de un accidente cardiovascular y Aura lucha cada día con las dos para que estén vivas y ella pretende morir primero que ambas pero con dignidad y con el reconocimiento por parte del Estado por lo que ella se ha ganado.

Cuando ustedes lean ahora que Aura era o es del PLD tal vez se alegraran porque eso era lo que procedía la cancelación y porque hay que colocar en su puesto de trabajo a un compañero del PRM, y algunos creen que eso es una regla escrita de la política dominicana, pero Aura entro al Estado hace 41 años, cuando tal vez su sucesor no había nacido, y ella eligió su preparación académica como su principal bandera a pesar de sus inconvenientes de salud, y trabajó en cada lugar que el Estado la necesitó con dedicación y entrega y por eso ha adquiriendo unos derechos reconocidos por la Constitución y las leyes dominicana innegables e imborrables.

Aura no luce desesperada al contrario es un ejemplo para sus compañeros que han sido separados de sus trabajos y muy a menudo refiere -aunque la gente no lo crea nosotros trabajábamos, pero Dios pone y dispone.

Ella odia que la miren con lastima o piedad su temple no permitirá que le reconozcan algo que no merece por eso está exigiendo en los tribunales lo que por ley le toca, nada más ni nada menos. Y ha pronunciado y dicho -que si en esto la sorprende la muerte que sepan que no ha sido por falta de coraje, de entrega y decisión sino porque con su enfermedad y negada a pedir para comer, medicarse y atender a sus dos hijas la ha vencido la indolencia y la tutela judicial inefectiva.

Solo estaba escuchando al Sacerdote en la misa del domingo leer el panegirico  de Aura.

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar