Atlanta United cae ante el DC United en la Liga de Futbol USA

Por admin Lunes 1 de Mayo, 2017

EL NUEVO DIARIO.- El ‘Bilardismo’, que en términos generales dicta que el resultado es lo más importante -sin importar cómo se juega – afloró en Olsen ante Atlanta. Le ganó el pulso táctico al ‘Tata’ Martino, que no es cualquier cosa.

En su primera visita a Atlanta, el DC United se llevó los 3 puntos. Más allá del resultado (Atlanta United 1 – 3 DC United), lo interesante fue cómo el DC United logró imponerse. Como todo un ajedrecista, Ben Olsen movió sus fichas magistralmente, acomodando sus piezas según las características del rival. Pero Olsen no solo movió piezas: antes de disputarse el primer minuto, apostó a un planteamiento táctico que se convertiría en determinante. Olsen “miró a la cara” al ‘Tata’, dispuso un juego inteligente – basado en efectividad y en conseguir el resultado – sin tener en cuenta la posesión del balón, pero si el sacar ventaja de los espacios que dejaba Atlanta United detrás de sus líneas. Genial.

Atlanta United tuvo el balón durante todo el partido, más del 70 por ciento de posesión para ser exactos, pero tuvo pocas ideas y poca claridad en el último tercio. Pudo liquidarlo temprano, pero dejaron al rival respirar y lo pagaron caro. Atlanta United inició como un torbellino: pudieron haber estado arriba 3 – 0 en los primeros 20 minutos, pero un cabezazo apenas desviado de K. Jones y una gran atajada del arquero Hamid ante un remate de Héctor Villalba dentro del área chicha, mantuvieron el partido al alcance. Acto seguido, DC United inició un proceso para sofocar al rival, copando cada rincón.

Atlanta United consiguió irse delante tras un remate de cabeza de K. Jones. Al juzgar por los primeros 25 minutos, parecía que el local se encaminaba a otra victoria. Pero esa sensación se fue diluyendo, mientras que al DC United se le veía gravitar y sentirse más cómodo, mejor plantado y con una idea clara de cómo meterse en el partido. Lo logró gracias a jugadores laboriosos: acudieron a la concentración y a defender en bloque. Luego, Luciano Acosta y su magia hicieron el resto. Sin temor a equivocarme, Acosta fue el jugador clave del partido (gol y asistencia).

El gol de la igualdad para el DC United llegó tras un error defensivo; un balón mal despejado le dejó campo abierto por la banda izquierda a Lamar Neagle. Tras el remate de Neagle, mala suerte para Parkhurst que, al tratar de bloquear el disparo, desvía el balón para perforar su propio arco. 1-1.

Al 34’, ‘Lucho’ Acosta se montó una galopada en diagonal desde la banda derecha. Burlando a 4 jugadores, Acosta se acercó al borde del área y sacó un zurdazo al palo izquierdo del arquero. Inatajable. Hay que reconocer la genialidad de ‘Lucho’ con el balón, que con picardía se paseó por un carril interior, pero también subrayar la forma en que 4 jugadores del Atlanta United permitieron que el media punta argentino llegara al área sin disputarle el balón cuerpo a cuerpo.

‘Lucho’ los hizo pagar. En un abrir y cerrar de ojos, el DC United remontaba en el marcador. 1-2.

A partir de ahí, el partido parecía estar en un constante Flashback: los locales con el balón, moviendo el esférico del lado a lado pero sin profundidad. Mientras, el DC United mostraba oficio al defender en bloque, labor en conjunto que no lograba descifrar el rival, y, cuando recuperaba el balón, salía rápidamente a los espacios que dejaba Atlanta United al jugar con sus líneas adelantadas. Precisamente de esta manera llegó el gol que sentenció el partido.

Tras un corte de balón, Luciano Acosta – literalmente sin ningún otro compañero en el medio del terreno – levanta la cabeza y mete un pase en profundidad entre dos defensores, ganando el delantero Sebastien Le Toux las espaldas a la zaga y controlando el balón para encarar al arquero. Le Toux tuvo hielo en las venas: condujo el balón varios metros hasta que remató antes de que el arquero llegase a achicar aún más. Daga en el corazón para Atlanta United. 1-3.

Es cierto que jugadores claves para los locales estuvieron imprecisos (Villalba, Asad, Almirón), pero parte de esas imprecisiones fueron forzadas por el planteamiento del DC United. La zaga dejaba pocos espacios y, por momentos, hasta 9 jugadores defendían, dejando a un solo hombre en punta. La estrategia de Olsen fue ahogar y desesperar al rival que, al no encontrar claridad en la llegada, se dispuso a lanzar cruces que no encontraban bien posicionados a sus atacantes de cara al arco. Sí, muchas llegadas por parte de Atlanta. ¿Claras? Muy pocas. Especialmente en la segunda mitad.

La sinfonía no cambió para el conjunto de Olsen: replegarse en defensa, aguantar y cerrar carriles, cortar las líneas de pase, copar el área, y salir rápido a la contra al espacio dejado por el rival. ¿Y para qué cambiar si el planteamiento táctico estaba dando resultado? Tuvo razón Olsen. El ‘Tata’ Martino continuó jugando a lo mismo; no adaptó su estilo de juego a lo que estaba presentando el rival.

Atlanta United no pudo descifrar el cerrojo del DC United. Paradójicamente, lo que les dio resultado en los primeros 25 minutos (buscar a K. Jones), fue precisamente lo que le facilitó el partido a los dirigidos por Olsen. Todos los balones iban dirigidos al área buscando a Jones, un 9 ‘ancla’ con fortaleza y estatura, pero con poco regate y limitado desplazamiento sin el balón. Una estrategia muy fácil de leer y que Olsen contrarrestó de manera efectiva. DC United desconectó los circuitos de comunicación y sacó a Jones del partido. No fue una coincidencia que no se le viera en la segunda mitad.

Tras 7 semanas previas disputando partidos, los equipos de la Major League Soccer parecen haber tomado nota de cómo el Tata Martino plantea los partidos, pudiendo así diseñar estrategias para vencerle sin tenerle que disputar el balón en cada avance.

Intensidad defensiva, juego directo, contragolpe y contundencia fueron las fórmulas utilizadas por DC United para llevarse los 3 puntos del estadio Bobby Dodd.

José E. Devarez

@JEDevarez