829-917-7231 | 809-866-3480

Atlanta Falcons con todas las armas para destrozar a Patriots en Súper Tazón 51

Por Carlos Luis Baron Viernes 3 de Febrero, 2017

EL NUEVO DIARIO.- Este domingo 5 de febrero arribamos a la edición 51 del Súper Tazón de la Liga Nacional de Futbol (NFL), con el enfrentamiento entre los Patriots de New England, que lideraron la liga en defensa con 15.7 puntos permitidos por partidos y los Falcons de Atlanta, quienes ocuparon el primer lugar en ofensiva con 33.8 anotados por encuentro. Este año es apenas la séptima vez, desde la primera edición del Súper Bowl el 15 de enero de 1967, que los equipos que lideraron la NFL en puntos anotados y puntos permitidos se enfrentarán con un campeonato.

En las seis ediciones que se ha dado el duelo de mejor ofensiva contra mejor defensa, el juego se ha inclinado cuatro veces a favor de la máxima defensa, siendo la vez más reciente cuando los Seahawks demolieron a los Broncos, 43-8, en el Súper Bowl XLVIII, sofocando completamente una ofensiva que había marcado un récord en la temporada regular con 36.4 por encuentro. La única vez que la mejor ofensiva ha vencido a la mejor defensa fue en 1989, cuando los 49ers de San Francisco ganaron 55-10 a los Broncos de Denver.

Cada edición de este magno evento es marcada por el morbo generado en torno a cifras de audiencia, publicidad y consumo, en ese orden, la cuña publicitaria costará 5 millones de dólares por 30 segundos, las boletas de entrada van desde los 1,900 dólares hasta los 6,500, según el portal dedicado a la venta, stubhub.com. Según superboleteria.com en México, rondan entre 1,968 a 8,280 dólares y hay un boleto disponible en el área 200 Level Suite que cuesta 316, 688 dólares. Todos estos precios aumentaran de aquí al domingo en el mercado de reventa. Se recuerda que Liga Nacional de Futbol (NFL), produjo este año un estimado de 13,750 millones de dólares para la temporada que culmina este domingo 5 de febrero, según la revista Forbes. Eso traducido a la moneda local son un poco más 642 mil millones de pesos, o sea el 90 % del presupuesto de la República Dominicana para el 2017.

El partido se jugará en el NRG Stadium, hogar de los Houston Texans con capacidad para más de 70 mil espectadores, a las 7:30 PM, hora dominicana. En este campo el clima es muy cómodo para ambos mariscales; la interpretación del himno americano la hará el cantante de country Luke Bryan, mientras el show del descanso lo protagonizará la cantante Lady Gaga, con una teleaudiencia estimada de 114 millones de personas en todo el mundo.

New England de cara al juego

Es la novena asistencia a Súper Bowl de los Patriots, superando a Dallas y Pittsburgh con más finales jugadas (ocho). Tienen marca de cuatro ganados y cuatro perdidos, de ganar sería su quinta victoria, una menos que Pittsburgh, que el más ganador con seis. Si los Patriots ganan, el Quarterback Tom Brady, superaría en victorias a Terry Bradshaw y Joe Montana (cuatro Tazones). Llegan al domingo con una racha de nueve victorias seguidas en las que solo han permitido más de 20 puntos una vez y en las restantes ocho, 17 puntos o menos.

¿Qué debe hacer New England para ganar?

A la Ofensiva: La excelente línea ofensiva Patriots debe detener al líder de capturas de mariscal Vic Beasley (15.3), que es la mejor arma de Atlanta en defensa. Luego enseñar una mezcla ofensiva con mucho balance, contrario al juego aéreo muy acelerado contra un envejecido Pittsburg en la final de conferencia, en el Tazón deben correr mucho y poner el balón en manos de la mayor cantidad de jugadores posibles, hasta que lleguen los errores de una defensa con 4 novatos titulares. Muy clave el ala cerrada Martellus Bennett (88), un arma poco vista en estos playoffs y una posición que Atlanta no defendió nada bien este año, el corredor Dion Lewis, debe aportar en el juego de pases contra una poco productiva unidad de Alas Defensivas y apoyadores que van mucho por el mariscal de campo.

A la defensiva: Los Patriots deben presionar al mariscal, faceta que no han sido tan efectivos, pese a solo permitir 15.6 por juego. Si no precipitan al mariscal de campo Matt Ryan, serán bombardeados, deben cuidar los pases a los corredores y las corridas hacia afuera de los Tackles. La altura de los receptores de Atlanta es un problema, Malcom Butler, puede parar un poco a Julio Jones, pero el papel de Logan Ryan, Patrick Chung y Devin McCourty, debe ser efectivo en la marca de Mohamed Sanu y el veloz Taylor Gabriel o los Patriots sufrirán.

Atlanta de cara al juego

En su primera aparición en Súper Bowl (1998), perdieron 34-19 ante Denver Broncos, durante la edición XXXIII. Llegan a este partido con seis victorias al hilo desde el final de temporada, en todas ellas han anotado 30 puntos o más y en cuatro ocasiones sobre 40. En esa racha solo han permitido más de 21 puntos en una ocasión, lo que dice mucho de su mejoría defensiva desde la mitad de la temporada.

¿Qué debe hacer Atlanta para ganar?

A la Ofensiva: Los Falcons tienen que explotar la carencia de profundidad defensiva contra el pase, los Patriotas han tenido más problemas con jugadores complementarios que con los estelares. En ese orden el mariscal Ryan debe cuidar las pérdidas de balón en profundidad porque New England se enfocará en la cobertura de pases para Julio Jones. Deben correr el balón mayormente hacia afuera de los Tackles porque los Patriots son impenetrables por el centro y sustituir corridas por pases cortos. Deben duplicar los pases a sus corredores y Alas Cerradas después de la línea de golpeo para sacar a los profundos de la doble cobertura y rematar cuando sus altísimos receptores queden uno contra uno, Gabriel y Sanu son factores X de Atlanta.

A la defensiva: La presión al mariscal será fundamental, pero no como acostumbra este equipo desde el exterior, sino por el interior para que Brady no tenga demasiadas opciones de pases rápidos en diagonal. La estrella Keneu Neal debe jugar en zona media mucho tiempo, debe neutralizar el volumen de pases en mediana distancia y olvidarse del juego de corridas. La velocidad de los receptores de New England debe ser limitada en cobertura hombre a hombre, en verdad no tienen talento para ser defendidos en zona, para vencer a Brady, no deben arriesgar demasiado, sino presionarlo oportunamente por el interior y jugar a ceder yardaje para presionar en la yarda 40 de su territorio propio, no deben desgastarse constantemente. La clave es mandar presión con diferentes hombres en jugadas marcadas de forma que puedan confundirlo a Brady, en esta parte Deon Jones, Vic Beasley, De-Vondre Campbell y el Veterano Dwight Freeney pueden hacer mucho.

Predicción: Si bien la experiencia de New England y el balance ofensiva-defensa los hace ver como grandes favoritos, no es menos cierto que el talento ofensivo de los Falcons parece indetenible. Es cierto que Bill Billichick es el mejor entrenador de la NFL, pero tampoco se puede negar que Dan Quinn, dirigente de los Falcons, estuvo a punto de vencerlos cuando era coordinador defensivo de Seattle hace dos años, si no es por un error de la ofensiva en la yarda uno.

A nuestro juicio los Patriots tuvieron uno de los calendarios más cómodos en la temporada regular y el más fácil en los playoffs porque los pocos equipos fuertes que enfrentaron de manera increíble llegaron diezmados por múltiples razones. Los Falcons y los Patriotas tuvieron cinco oponentes comunes (Denver, Seattle, Arizona, Los Ángeles y San Francisco) y fueron 4-1 (cada equipo perdió ante los Seahawks, con Atlanta perdiendo en la carretera y los Patriots en casa). Los puntajes acumulados fueron de 168-88 para Atlanta; 119-82 para Nueva Inglaterra. Los Falcons tuvieron un margen promedio de victoria de 20.5 puntos, y los Patriots estaban en 11.0.

Me quedo con los Falcons para sorprender en un partido por debajo de los 60 puntos y Vic Beasley, defensa de Atlanta con chance real de más valioso. (Marcador: Falcons 31-Patriots 24).

Colaboración especial de Melvinson Almanzar | (malmanzar15@hotmail.com)