Arrestos empeora la ya precaria credibilidad del sistema de partidos; nubla camino hacia el 2020

Por Luis Brito lunes 29 de mayo, 2017

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- El sistema de partidos políticos en la República Dominicana queda seriamente zarandeado con el involucramiento de importantes figuras políticas en el caso de sobornos pagados por Odebrecht, acontecimiento que empeora todavía más la ya precaria credibilidad que hace crisis en la imagen del partidarismo nacional.

Los arrestos, este lunes,  de connotados dirigentes políticos, oficialistas y opositores, equivale a “remover la puñalada” que hace tiempo ya le fue asestada a la fiabilidad del sistema de partidos en el país.

Este caso golpea directamente con la fuerza de una roca nada más y nada menos que a las dos principales fuerzas políticas del país, medidos por los resultados de las últimas elecciones, los partidos, de la Liberación Dominicana (PLD) y Revolucionario Moderno (PRM).

Esta situación negativa de los dos grandes partidos, también arrastra, al menos en parte, la imagen de otras organizaciones minoritarias que han sido aliadas al PLD y al PRM en pasados procesos electorales.

Las consecuencias penales del proceso judicial por el cobro de 92 millones de dólares (4,324 millones de pesos) no solamente pudiera provocar cambios y recomposiciones internas en los partidos afectados, sino que también nubla el camino de estas organizaciones inmediatamente de cara a los comicios del 2020.

Así las cosas, una eventual sentencia condenatoria contra estos “respetados” dirigentes políticos, le restará veracidad al discurso anti corrupción que deberán enarbolar estos partidos en sus programas de gobierno en tiempos de campaña electoral.

El inicio de este proceso, salvando la conclusión del mismo en los tribunales, marca un precedente contra la corrupción en las últimas décadas en el país.

Hay que resaltar también que este caso en particular ha llevado su curso bajo la presión de la sociedad dominicana que reclama en las calles, los medios de comunicación y las redes sociales,  castigo contra la corrupción y la impunidad.

Al grupo formalmente se le acusa de la comisión de los crímenes de lavado de activos, asociación de malhechores, de violación de la ley sobre declaración jurada, soborno, de coalición de funcionarios, entre otras infracciones.

POR LUIS BRITO