Aristipo Vidal a la secretaría general

Por Francisco S. Cruz lunes 19 de octubre, 2020

El IX Congreso ordinario “José Joaquín Bidó Medina” del partido de la Liberación Dominicana (PLD) esta llamado a marcar un antes y después en la vida orgánica-institucional de ese partido y de cara al país, pues esta compelido a renovarse y propiciar un relevo político-generacional de liderazgos organizado donde se conjugue, con sapiencia y espíritu crítico, lo meritorio de lo nuevo y lo mejor y apto de lo viejo. Por ello, entendemos que el dirigente Aristipo Vidal -de vieja trayectoria- es el que mejor encarna y garantiza esa transición; además de que, por su experiencia, dominio de la realidad nacional e internacional, manejo político y de los medios de comunicación sería la vocería idónea y partidaria que el momento demanda y que los peledeístas de las bases están esperando en el entendido de que conoce, palmo a palmo, el mapa geográfico-sociológico-cultural del PLD.

Y es que el PLD ya no se puede dar el lujo de tener un secretario general sin tiempo ni voluntad para, junto al próximo presidente del partido, que no este dedicado, en cuerpo y alma, a las tareas partidarias y lejos de aspiraciones presidenciales, como bien y con certeza ha dicho el expresidente y líder Danilo Medina.

Un secretario general dedicado y entregado al partido vendría a ser una voz y canal expedito para recobrar el tiempo perdido y reconectar con la sociedad y el partido. Y de volver al poder, que es aspiración suprema, deberá desterrar y corregir múltiples errores que como partido de gobierno cometimos descuidando al partido y hasta desdibujando, con amigos, relacionados, arribistas y actores de la “sociedad civil”, la base de sustentación política-electoral para privilegiar y preferir “amigos” que, en el primer momento, nos abandonaron o nos traicionaron en nuestras propias narices. En otras palabras, nos usaron y fueron más “políticos” que quienes trataron de cooptarlos.

Pero, además, el compañero Aristipo Vidal es un dirigente formado y fraguado en las ideas políticas, conocedor del Estado y de cómo hacer oposición constructiva y sustentar una posición partidaria. No será un dirigente “perfumado”, “popi” o burócrata-ilocalizable; o peor, un Ovni.

Estoy convencido de que el momento y la coyuntura actual, le esta diciendo al partido que llegó el momento de romper ataduras y amarras internas, dejar atrás la cultura del dedazo, transitar el camino de la democracia interna -interpretando el sentir mayoritario- sin cortapisa ni exclusiones, abrazarnos en unos principios y líneas políticas definidas, desterrar la suplantación orgánica-institucional, hacer valer, cumplir y respetar nuestros estatutos y, sobre todo, no posponer ni postergar, como ha sido costumbre, las resoluciones que emanen de este IX Congreso…., so pena de un “lio organizado”, como acuñara, en algún momento, un ortodoxo bochista.

 

Por Francisco S. Cruz

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar