Argentina vota a favor de asignación de derechos especiales de giro del FMI

Por EFE martes 20 de julio, 2021

EL NUEVO DIARIO, BUENOS AIRES.- Argentina votó este martes a favor de una nueva asignación de derechos especiales de giro (DEG) del Fondo Monetario Internacional (FMI) por un equivalente a 650.000 millones de dólares, de los cuales el país suramericano recibiría 4.355 millones de dólares.

“Hoy Argentina dice sí a la nueva asignación de DEG por 650.000 millones de dólares, una decisión multilateral positiva para el mundo y para nuestro país”, sostuvo el ministro de Economía argentino, Martín Guzmán, tras emitir su voto en representación del país.

Según informaron fuentes oficiales, la votación de los 190 representantes de los países miembros del Fondo finaliza el próximo 2 de agosto.

Si más del 85% de los votos son positivos y se aprueba la nueva emisión de DEG (activo monetario del FMI), éstos serían distribuidos a fines de agosto.

Los nuevos DEG se distribuirán entre los países, según su cuota de participación en el organismo.

De esta manera, Argentina recibirá el equivalente a 4.355 millones de dólares, “lo que permitirá fortalecer la posición cambiaria del país”, destacó el Ministerio de Economía argentino en un comunicado.

Desde el año pasado, Argentina negocia con el FMI la refinanciación de deudas por préstamos originales por unos 44.000 millones de dólares, concedidos al país suramericano en el marco de un acuerdo “stand-by” de auxilio financiero por un total de 56.300 millones de dólares firmado en 2018 por el entonces Gobierno de Mauricio Macri (2015-2019) con el organismo.

Las deudas a refinanciar ascendían, a junio pasado, a 45.520 millones de dólares, según los últimos datos disponibles de la Secretaría de Finanzas de Argentina.

Según lo pactado en 2018, la nación suramericana debe comenzar a cancelar el capital de los créditos recibidos a partir de septiembre próximo (cuando vence un pago de capital por 1.880 millones de dólares) y hasta 2024, pero el Gobierno argentino asegura que el país no tiene capacidad de pago.

Por eso, el Ejecutivo argentino pretende alcanzar con el FMI un acuerdo de facilidades extendidas, con menores tasas de interés y plazos de pago de como mínimo 10 años