Argentina es el espejo. No al retroceso

Por Ismael Batista viernes 28 de febrero, 2020

El control de las economías de los Estados latinoamericanos por la banca internacional, principalmente el Fondo Monetario Internacional (FMI), no les permite a los países endeudados implementar políticas reales de desarrollo.

El ejemplo cumbre es el caso argentino, país que acredita con el FMI la descomunal deuda de US$ 300,000,000.00, lo que tiene a la economía en un callejón sin salida.

El presidente Alberto Fernández hereda de su antecesor Mauricio Macri las consecuencias de sus políticas neoliberales ejecutada en un periodo de solo de 4 años, por ello, el país que ocupa uno de los primeros lugares en la producción de carnes en el planeta, está en trance de dificultades económicas y financieras.

Es desconcertante ver en los medios las palabras expresada por el actual mandtario de una de las principales economías latinoamericana:” con el peso de la deuda no tendré recursos para implementar políticas reales de desarrollo y producir riquezas para cambiar la situación”. Argentina está en contacto con el FMI

Es lógico asumir, que consecuentemente a esta situación, las posibilidades de ese país en implementar políticas de crecimiento económico que impacten favorablemente en los indicadores sociales se verán truncadas por la situación del país y los ajustes de las recomendaciones de FMI.

El neoliberal Mauricio Macri heredó de las gestiones gubernamentales de Néstor Kirchner y Cristina Fernández un país política y socialmente estable con niveles de crecimiento económico muy bueno.

En trece años de gobiernos obtuvieron grandes logros. Veamos: estabilización de la economía y el crecimiento del producto Interno Bruto (PBI).

Reducción considerable de la deuda externa en relación con el PBI

La creación de empleos y reducción de la desigualdad social fueron ostensibles, de tal manera que el movimiento social de la pobreza engrosó la clase media.

Nacionalización de empresas y desprivatización de servicios públicos.

Construcciones de escuelas, aumento de la matrícula escolar, en adicción, desarrollo programas sociales de ayuda a los estudiantes, entre otros logros.

En el plano internacional fueron propulsores de los organismos de integración política y económica de América Latina.

A diferencia de la debacle económica que Carlos Menen legó a los argentinos, Cristina Fernández, le entrego a Mauricio Macri un país estable y en crecimiento

Sin embargo, con el ascenso de este en diciembre de 2015 a gobernar Argentina, llegó el retroceso de todas las políticas económicas y sociales implementada por su precursora. Así como también, fueron entorpecidos los aprestos integracionistas del país en los procesos de integración que impulsa América Latina

En tan solo 4 años de gestión neoliberal se desplomó la calidad de vida de los argentinos, que con tantos sacrificios lograron en 13 años de gobiernos Kirchner y Fernández.

En este contexto, es bueno destacar que lo que sucede en Argentina en los órdenes económicos y financieros es el resultado de la política económica de quienes tiene el control de la economía del país. Políticas que inducen al gobierno a manejarse con economía baja que, lo compile a la ejecución de políticas fiscales contractivas en las cuales hay reducción de gasto público y en la inversión.

Entonces, el resultado es una situación económica de privación que no permite prosperar en los indicadores sociales e incentivar la inversión en la producción de riqueza, con la consecuencia de perfilar economía estancada con sus alta y bajas, dependiendo de como se maneje el gobierno de turno.

Obviamente, una economía con estas características tiene repercusiones sociales y políticas que son utilizadas en escala, para desestabilizar aquellos gobernantes que se ingenian alternativas económicas efectivas para desarrollar el país y liberal las ataduras a la banca internacional, en manos de los principales países industrializados de Occidente.

A los gobernantes que rigen a cabalidad las recomendaciones neoliberales no se desestabilizan, ellos se van solos.

De modo pues, que llamamos a un segmento importante de la población dominicana a eliminar de sus rostros las vendas colocadas para que no puedan percibir con claridad los ostentosos avances de la República Dominicana en los últimos años en los órdenes económico, sociales, en la producción agrícola e industrial, en los servicios ofertados a la población, en las construcciones, en la protección del medio ambiente, en la institucionalidad del país, entre otros.

Los dominicanos deben de utilizar la lógica y la inteligencia de no ser presas de la confusión, la mentira y el engaño de aquellos políticos novicios e incapaces que les ofrecen promesas, villas y castillos que no van a cumplir.

No al retroceso en la República Dominicana

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar