Apuntes sobre historia de la lengua española: más sobre el español preclásico (5/6)

Por José Santana Guzmán viernes 9 de abril, 2021

En la pasada entrega dijimos –parafraseando al maestro Celso Benavides­– que el español preclásico no es más que el período entre los medievales y los clásicos. Sin embargo, en esta ocasión me voy a referir a unos puntos muy relevantes, que son, en primera instancia, los que nos van a allanar el camino para penetrar en el estado actual de nuestro idioma, o sea, el español dominicano. Por tanto, en este tratado conoceremos a fondo qué son las lenguas europeas, algunas ramas o familias; las lenguas indoeupeas; el campo lingüístico del español o castellano; así como los primeros pobladores de la península Ibérica; las lenguas habladas por los iberos y los celtas y los pueblos que contribuyeron a la formación del español, entre otros.

Las lenguas europeas, según Benavides, son la familia de lenguas con mayores hablantes en todo el planeta, y a la vez están conformadas por la mayoría de idiomas hablados en Europa y en gran parte de Asia (comprende alrededor del 45 % de la población mundial) con más de 150 lenguas distintas.

Entre las ramas de las familias de lenguas indoeuropeas, el autor cita las siguientes, a saber, proto-Indoeuropeo: hindoiyana, armenia, bática, eslava, celta, germánica (inglés y alemán), griega (griegomodo), itálica (ligur y cróta), latín (mozárabe, sardo, catalán, rumano, castellano, portugués y francés). Asimismo, pertenecen a las lenguas indoeuropeas, según Benavides, el alemán, el inglés, el checo, el danés, el eslovaco, esloveno, el húngaro, el español, estonio, el finés, así como el francés, el griego, el italiano, el lefón, lituano, el maltés, el neerlandés, el polaco, el portugués y el sueco. Sostiene, además, que, en lo que concierne al campo lingüístico, el español o castellano se puede ubicar en las lenguas romances.

Al referirse a los primeros pobladores de la península Ibérica, el autor asegura que estos llegaron desde África hasta Europa y que eran nombrados homoantecesor, homo heidelbergensis y homo neanderthalensis, eran predecesores y su supervivencia dependía de la caza, la pesca y la recolección de frutos. Asegura, además, que estos pobladores eran nómadas y se desplazaban siguiendo rebaños, una muestra de ello son los iberos y los celtas, los cuales hablaban ibero y celta respectivamente.

Finalmente, sobre el nombre y la aparición del nombre de los pueblos que invadieron a España –y que al mismo tiempo contribuyeron a la formación del idioma español–, Benavides sostiene que los mismos llegaron de los pueblos prerromanos y que básicamente fueron los celtas, los iberos, los vascos, los cántabros, los ligures y los tartegios. (Fuente: Fundamentos de historia de la lengua española de Celso Benavides).

Por José Santana-Guzmán

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar