Aprendamos de lo que el 2020 nos enseñó

Por Eduardo Canela martes 12 de enero, 2021

Antes que todo, vamos a estar de acuerdo con una realidad: ni usted ni yo tenemos la idea más clara de todo lo que implica administrar una nación. Y aun pudiendo imaginar en base a lo que conocemos sobre la administración, estoy seguro que podremos estar igual de acuerdo en que toda esta idea se vería más alejada de la realidad, dado que estamos en medio de una pandemia. Sin embargo, es nuestro derecho como ciudadano y nuestra facultad poder expresar nuestra opinión cuando vemos una conducta administrativa que no cumple con la expectativa popular.

Creo y entiendo firmemente que es tiempo de hacer mayor inversión de tiempo en analizar de que sector económico y/o social es que se producen las infecciones, es tan simple como – por ejemplo – hacer que las personas ingresadas por COVID-19 a los hospitales llenen una encuesta a los fines de saber: en que sector reside, que actividades hizo en los últimos días, en que trabaja y algunas otras interrogantes necesarias que puedan identificar las áreas en las cuales se deba prestar mayor atención por parte del gobierno, para así implementar medidas más especificas que la mera imposición de un toque de queda y el cierre momentáneo de varias economías.

A lo mejor parezca una idea improvisada, pero sigue mi punto: el toque de queda ha sido una controversia en los últimos días, semanas y/o meses; y la verdad es que por más que se extienda el mismo, los infectados siguen en aumento día tras día. ¿Culpa del gobierno? ¡Si y no! Porque si bien es cierto que es responsabilidad de cada uno de los dominicanos de cuidarse, protegerse y cumplir con las medidas del gobierno para el control de infección, e igual de cierto es que ha habido un grado de irresponsabilidad por parte de algunos sectores tanto de clase baja como de clase alta en cuanto al respeto de las medidas de prevención, no menos cierto es que dicha conducta de ambos sectores – debiendo destacar que en los barrios ha perdurado el irrespeto por más tiempo y en mayor medida que en la clase alta –  no ha sido controlada de parte del gobierno desde inicios de la pandemia.

Es absurdo e impotente ver como la Administración – incluso desde el gobierno pasadono ha podido controlar los barrios. La cantidad de videos que muestran las fiestas que se llevan a cabo en los mismos, posterior al toque de queda, es injusto y llena de impotencia a los dominicanos que sí cumplimos con cada decreto que limita nuestras horas de trabajo y libre tránsito. Y aunque se que también es muy injusto señalar a la policía nacional por no poder controlar estas situaciones, destacando la dificultad que para ellos es intervenir en estos lugares por lo hostil que pueden ser; es por esto que declaramos al gobierno culpable, hasta cierto grado, por no implementar medidas necesarias para que el toque de queda sea aplicable e igual para todos.

Si es cierto que el gobierno ha multado a algunos comercios que han incumplido con los protocolos de prevención, pero también lo es que esta no es una medida justa y suficiente para complacer, o, mejor dicho, balancear la afectación que recibe la clase media por el toque de queda a diferencia de los hoteles, los cuales, gozan de un horario libre dentro de sus instalaciones. Aunque esto sea de manera intencional para así – a lo mejor – relanzar el sector turístico del país, para muchos, cuando se une esto al horario nocturno de los barrios, es simplemente inaceptable para aquellos que cumplimos al pie de la letra con los mandatos gubernamentales.

El gobierno debe de reconsiderar el simplemente aplicar más mano dura con la población en general, tal y como expresó la vicepresidenta Raquel Peña en estos días, debido a que ha sido demostrado que el toque de queda afecta en mayor parte a la clase media, bares, restaurantes, gimnasios, empresas y demás comercios de la nación dominicana, so pena de perder la paciencia de la sociedad y provocar protestas y manifestaciones. Si piensan mantener toque de queda, deberían considerar fuertemente la utilización de lo militar para el control de los barrios; si solo piensan en seguir limitando el horario del país, deberían entonces analizar con mayor detenimiento – más del que se ha tenido – para así poder identificar donde y en cuales sectores económicos y sociales es que está produciendo mayores infecciones del coronavirus porque, si aún no se han dado cuenta, por más toque de queda que pongan, de día también se contagian las personas.

Por Eduardo Canela

Comenta