Anulan detención de 17 carabineros chilenos acusados de fraude

Por El Nuevo Diario lunes 13 de marzo, 2017

EL NUEVO DIARIO, CHILE.- Una jueza chilena anuló hoy la detención de 17 oficiales de carabineros implicados presuntamente en un millonario fraude cometido en la institución policial y ordenó su liberación.

La jueza Irene Rodríguez, del VIII Juzgado de Garantía de Santiago, acogió el argumento de la defensa de los oficiales de que sus arrestos, concretados el pasado sábado, eran ilegales por haberse vulnerado los derechos de los implicados.

Según los defensores, a sus clientes no se les notificó del motivo de la detención y su presentación ante el Juzgado, para la audiencia de control de detención, tardó demasiado al ser retrasada hasta la tarde del domingo.

La audiencia se prolongó hasta las 04.00 horas de este lunes (07.00 GMT).

El fraude fue detectado hace algunos días en la austral región de Magallanes y consistió en el desvío de los fondos destinados al pago de los sueldos de los funcionarios policiales a las cuentas personales de varios oficiales, por un monto equivalente a unos 15 millones de dólares, según las investigaciones realizadas hasta el momento.

Los implicados, que fueron expulsadlos de Carabineros tan pronto se conoció el escándalo, habrían estado desviando el dinero entre los años 2010 y 2015, según ha señalado la Fiscalía, que ordenó sus arrestos el pasado sábado y pedía prisión preventiva para todos los involucrados.

Mientras la fiscalía estudia los pasos a seguir, quedaron en libertad los oficiales Jaime Paz, Héctor Nail, Pedro Valenzuela, Robinson Carvajal, Mauricio Saldaña, Ramiro Martínez, Nelson Valenzuela, Sergio Collao, Felipe Ávila, Claudio Rojas, Francisco Estrada, Juan Pablo Muñoz, Víctor Escobar, Juan Moraga, Claudio Venegas, Patricio Morales y César González.

También debieron abandonar las filas el general Flavio Echeverría, responsable de la Dirección de Finanzas de Carabineros , y un coronel por ser los mandos a cargo.

La indagatoria comenzó a raíz de un informe de un banco a la Unidad de Análisis Financiero (UAF) por una transacción de dinero sospechosa bajo las leyes sobre lavado de activos.

La UAF creyó en principio que podía tratarse de una transacción relacionada con el narcotráfico y alertó a la unidad especializada en esos delitos de Carabineros, que abrió la caja de pandora al encontrar 300 millones de pesos (unos 450.000 dólares) depositados en la cuenta bancaria de un teniente.