Antonio López:” La religión ha castrado nuestra admiración por la naturaleza”

Por admin jueves 30 de marzo, 2017

EL NUEVO DIARIO, MADRID.- El pintor Antonio López ha salido esta semana de su estudio para impartir un taller en Madrid a un grupo de artistas chinos, que siguen la técnica realista, una experiencia que le lleva a decir que le ha sorprendido "su modestia, su interés por Occidente y su respeto por la naturaleza".

"Veo en los trabajos que me muestran esa adoración por la naturaleza que nosotros no tenemos, porque la religión católica no lo ha permitido", explica a Efe el pintor manchego.

"Los chinos y japoneses lo tratan -continúa- como algo mágico, como el pueblo americano, y a nosotros nos dijeron que Dios nos creó a imagen y semejanza, que lo importante de la naturaleza era el hombre, y nunca los pintores españoles le han prestado atención".

Por eso, en opinión de Antonio López (1936) "Velázquez pinta bien a los hombres y cuando pinta un árbol no le presta atención. Los últimos paisajistas que se adaptaron al lenguaje moderno fueron los españoles", añade el creador en un descanso de sus clases a esa veintena de artistas chinos, y algunos españoles.

Y en este mismo sentido el pintor, creador de un cuadro de la Gran Vía madrileña, que es todo un icono de la ciudad, se lamenta de lo poco que están pintadas las ciudades en España.

"En Italia se han pintado todas las ciudades, y no digamos en París, y eso es por lo poca atención que se ha prestado a la naturaleza como valor, a diferencia de las civilizaciones más antiguas como Mesopotamia y Egipto que prestan toda la atención a los animales y los pintan a todos".

López está impartiendo "encantado" -dice-. este curso, que ha organizado The International Arts and Culture group (TIAC) y comenta a cada artista el trabajo que están realizando día a día al natural, ya sea pintando a una modelo desnuda, un bodegón, unos pimientos rojos, unas lombardas o una caja de huevos.

"Me asombra el interés que tienen por Occidente, es como si su cultura se les quedase corta. Son muy buenos, tienen un enorme interés y si no fuera porque tengo al lado un rostro con los ojos oblicuos, podría pensar que son de Albacete. Al final vamos vestidos todos igual y tratamos los mismos temas, el amor, la soledad, el aburrimiento…", añade.

"Yo -señaló- soy un pintor figurativo al que conocen en los libros y eso es lo que quieren aprender de los occidentales, somos un conjunto de maestros para ellos y lo hemos demostrado con miles de formas de lenguajes distintos".

"Aquí ha pasado de todo, desde los primitivos hasta los lenguajes actuales y ha habido una movilidad de lenguajes que les resulta llamativo", concluye el pintor que esta misma mañana estaba pintado unas flores y que volverá a aislarse en su estudio la semana que viene.

Apple Store Google Play
Continuar