Antes y después del PLD

Por Roberto Paulino jueves 27 de abril, 2017

Si alguna vez un alto dirigente del Partido de la Liberación Dominicana dijera que el país se divide entre corruptos y peledeistas, bien pudiera decir que la nación dominicana hay que valorarla antes y después del PLD en el poder.

Antes del 1996, fecha en que el PLD llegó al poder por primera vez, nuestro país estaba comenzando adentrarse a la era digital masificándose poco a poco el uso de la computadora, de la internet y de la telefonía moderna.

Cabe recordar que en las oficinas públicas para hacer cualquier tipo de documentos se utilizaban las viejas máquinas de escribir, se usaba el fax, el telegrama y el correo postal para el envío de los mismos, prácticamente frente a otros países estábamos en el pasado.

Se automatizaron todas las oficinas estatales dotándolas de escáneres, fotocopiadoras, computadoras con internet con el servicio de voz y data, y se agilizaron muchos servicios que demandaba la población.

El transporte era más difícil de lo que tenemos en el día de hoy, por eso tanto Leonel Fernández y el actual presidente Danilo Medina, construyeron y se sigue construyendo modernos sistemas para viabilizar el transporte.

Paso a desnivel, túneles, elevados, puentes peatonales, carreteras, auto vías, autopistas, corredores, avenidas de circunvalación, líneas del metro, y ahora se construye un teleférico para movilizar a bajo costo a miles de personas de escasos recursos a diario.

La inversión del sector privado y del extranjero aprovechó la ola de crecimiento económico que ha venido experimentando el país, y se subió a su cresta, beneficiándose de las leyes de las inversiones dominicanas, para crear negocios que van desde cadenas de hoteles, tiendas y mega centros.

Aquellos dominicanos que abandonaron el país antes del 1996, y regresaron a su tierra natal, quedaban asombrados al ver el inmenso cambio que había dado la nación, ese cambio lo sentían desde que llegaban a cualquiera de nuestros modernos aeropuertos.

Ellos ya no podían vanagloriarse de las cosas que veían y usaban en los países en donde residían, ya aquí también las tenemos igual o mejor, grandes torres de apartamentos, inmensas y hermosas mansiones y elegantes negocios de todos los tipos abundan en el país.

Antes de la llegada del PLD al poder el desayuno escolar era muy reducido, Leonel Fernández lo aumentó inmensamente y por primera vez los educadores recibieron el mayor de los aumentos salariales que haya registrado la historia dominicana.

El grito de la población era el pedimento de construcción de aulas escolares, Leonel Fernández construyó muchas de ellas e hizo algo por las familias más pobres de la nación, que fue la de acercar la universidad estatal, construyendo extensiones universitarias en varios pueblos y regiones del país.

El estudiantado se elevó en cada una de las escuelas del país y bajó la deserción escolar gracias a la donación de útiles escolares y las tandas extendidas creadas por el presidente Danilo Medina, ahora no estudia el que no quiere, porque facilidades hay demás.

Danilo Medina ha construido decenas de estancias infantiles, en donde muchas mujeres dejan a sus hijos bajo el cuidado de personas bien adiestradas, mientras ellas van a trabajar y más luego cuando terminan pasan a recoger a sus hijos. Eso no tiene precio

Tampoco tiene precio los miles de padres con niño discapacitados como por ejemplo con síndrome de Down y autismo, estos niños han encontrado una gran esperanza para vivir mejor en los Centros de Atención Integral para la Discapacidad.

Muchos barrios y urbanizaciones gozan del servicio de 24 horas de energía eléctrica, puesto en ejecución por los gobiernos peledeistas, se construyeron y se construyen muchos proyectos eléctricos para acabar con el cáncer de los apagones.

Para mí la obra más grande que ha construido un gobierno del PLD, es el proyecto de La Barquita, obra esta que trasladó a cientos de familia que vivían miles de penurias y amarguras en cada época de fuertes lluvias que anegaban de agua a sus humildes viviendas ubicadas a las orillas del Rio Ozama.

Mientras el PLD y sus gobiernos siguen aportando soluciones al país, recibe críticas por montones de sus opositores, los cuales tuvieron la oportunidad de mejorarnos la vida y no lo hicieron, muchos de ellos son tan mediocres que no se atreven de reconocer los aportes del PLD a la nación.

A esas críticas se suman dominicanos en el exterior, que se dejan confundir por los comentarios negativos que vierten los opositores al gobierno peledeista, no sabiendo que esas críticas lo único que hacen es alejar a quienes quieren invertir o visitar nuestra patria.

Es cierto que tenemos que corregir muchos males que nos afectan, tales como la corrupción, el fortalecimiento de la justicia para hacerla menos dependiente del poder central, la delincuencia y el tráfico y consumo de drogas.

No estamos en la gloria, pero tampoco estamos en el infierno, como país bajo la dirección del PLD, hemos conquistados grandes logros que no podemos dejar que se pierdan por las ambiciones politiqueras de quienes tuvieron varias oportunidades de sacar ese partido del poder y no la han podido lograr.

La corrupción es un mal mundial, al igual que la violencia y la delincuencia, estos males no se le puede dejar al gobierno solo que los combata, estos males comienzan a gestarse en cada hogar con el tipo de educación que les damos a nuestros hijos.

En las escuelas a nuestros hijos se les enseña, matemática, lengua española y ciencias sociales, en el hogar es responsabilidad de enseñarle a nos robar, a ser honrado en todos los aspectos de la vida y a tener grandes y valiosos principios morales.

 

Comenta